miércoles

Reseña de Inconcreta desdicha realizada por Alberto Ávila

Entre el haloperidol y la risperdona


Alberto Masa publica "Inconcreta desdicha", una encrucijada de cuento, novela y poesía que levita en una zona de nadie

Masa1Hace casi un año le dediqué una reseña al poemario “Roberto Alcázar, supongo”, de Alberto Masa  , primer libro del autor (con permiso de una edición de libro artístico muy difícilmente rastreable). Hoy le toca el turno a su primera novela, “Inconcreta desdicha”. Al igual que su precedente, la dedicatoria de este libro tiene mucho de memorable: “A los/as bedeles que creen en su trabajo” y deja bien claro que el tono sardónico y heterodoxo de su primer trabajo va a seguir siendo la seña de identidad de esta novela.
Quizás me haya adelantado a la hora de tildarla de novela; lo cierto es que se trata de un trabajo que bordea los géneros, los traspasa y los pone en entredicho. Hay en “Inconcreta  desdicha” una encrucijada de cuento, novela y poesía que deja al texto levitando en una zona de nadie, en una convulsión estilística que se agita al dictado de una conciencia que se redime bordeando los contornos de la ficción.
Pero quizás deba contar por encima de qué trata este libro, “Inconcreta desdicha”, cuyo título se debe a la descripción de los efectos que produjo el Haloperidol sobre Antonio Escohotado: cuenta de manera más o menos novelizada las experiencias de su autor en el psiquiátrico. La esquizofrenia, las enfermeras, los bedeles, los análisis de heces, las antiguas amantes, los doctores, la paranoia, las cámaras de vídeo, las duchas frías y la Risperidona se enseñorean de un mundo cerrado pero a la vez lleno de pequeñas grietas por donde se asoman extraños fogonazos que vienen de otros universos.
El libro comienza como un catálogo de experiencias dispersas que, poco a poco, van adquiriendo forma, o más bien, van tomando dirección. La novela se va afilando, condensando como las nubes de tormenta antes de descargar. Las desventuras del protagonista/autor se acaban erigiendo como una fábula a la que le han extirpado el ingrediente moral. La realidad siempre es puesta en duda y su palpitante amargura queda siempre en suspenso por un sentido del humor grotesco y destructor.
Alberto Masa es un escritor confesional, que se sueña en sus textos, que construye imágenes perturbadoras y próximas y que, como dije hace casi un año, tiene muchas cosas que decir.

* “Inconcreta desdicha” . Alberto Masa. Ediciones Eolas. (Madrid, 2014).
- See more at: http://www.elpulso.es/Cooltura/Letras/Entre-el-haloperidol-y-la-risperdona.html#sthash.n4GwE8FZ.dpuf

jueves

Reseña de la revista Leer

Sim­pá­ti­cas ama­po­las, árbo­les que nos abo­rre­cen, mone­das que nos pro­por­cio­nan inver­sio­nes en ale­gría. El uni­verso del poeta niño indaga el alma entre las vís­ce­ras de las ratas que deca­pita, arro­pado por el espanto de dos pri­mos chi­llo­nes. Ver­sos psi­quiá­tri­cos de un prac­ti­cante de lo humano. Sus par­ti­cu­la­res fuen­tes del Nilo son las del ado­les­cente refu­giado con­tra la edad adulta que el escri­tor ali­menta con folios, mien­tras que las bajas pasio­nes de don Teo­doro se nutren solas, salvo el cargo de con­cien­cia que com­pensa con una paga esti­pu­lada en sugus. Este Jun­ta­ca­dá­ve­res de Alu­che, Alberto Masa, ha rene­gado de la tribu de los lite­ra­tos en bien de la lec­tura y de ese dios que no res­ponde, por­que se le ha ago­tado la bate­ría. Él sin embargo quiere “comu­ni­car a la huma­ni­dad” desde la buena infor­ma­ción que pro­pi­cia su para­noia, con la que los pája­ros le hablan a la hora del desa­yuno, mien­tras él hace llo­rar a un Prin­ci­pito en paro y dedi­cado a des­vir­gar pro­fe­so­ras de inglés, pen­sando que a quien des­flo­raba era otra.
ALICIA GONZÁLEZ
ROBERTO_ALCAZAR_CUBIERTAROBERTO ALCÁZAR, SUPONGO
Alberto Masa
Eolas. León, 2014
74 pági­nas. 12 €

viernes

III

Ya no le queda nada de inocencia a nuestro amor.
Ya el cielo, con sus noches, hizo desaparecer el rito
demasiadas palomas han muerto por eso.
Con mirarnos, lo único que hacemos
es enterrar nuevas.
Intuyen, creo, que tan sólo han de dejarse llevar
encontrarse con nosotros en el punto muerto
donde nuevos amaneceres...
bailan medio borrachos.
Hemos asistido a la ceremonia
donde el tú y el yo desaparecen
de la cola donde el pan es un regalo.
Hoy, tras verte ser yo de alguna extraña manera
ha renacido en mis venas una orquídea
a cuyo centro he colocado de apodo tu santo nombre.



...........


Hubo un tiempo en el que la luz y tú
erais mi taciturno encuentro con una vida
que sólo sabía decirme la palabra Dios.
Admito que tuve miedo y me sometí
enseñando un gorrión que procuraba
resarcirse de mi mano.
Hubo un tiempo en que fuimos los herederos
de la noche....
Las voces de los muertos
guiaban somnolientas
nuestros pasos,
que no eran otra cosa que un Yo me busco
entre tus heridas,
en su dolor vi que era alguien.
Yo, sin ti, esperando volver a nacer,
volver a los primeros pasos y
caídas sobre la moqueta
de la casa materna.
Yo me vi reflejado en tu lástima.
No se me pasó en seguida,
al menos dediqué cinco días a llorar.
A veces sigo allá
preguntándome si me habrás encontrado.



...........


Anduviste olvidada de miedos
por el interior de la caverna.
Sabías que yo te esperaba donde siempre
con un alacrán de mascota
comiendo lo que yo le doy.
Anduviste segura
por sobre las puntiagudas rocas
y yo te decía aun antes de que llegaras
que el amor es escupir el cadáver de una mosca
a varios metros de profundidad....
Me olvidaste,
o bien no diste con el lugar
donde yo guardo mi cetro
de insalvable cabezón
que pelea con monstruos que no existen.

jueves

Los afortunados

Don Marcelo había tenido lo que para él era un sueño de justicia. Se despertó el 22 de diciembre con la firme idea de que la lotería le había tocado. Se duchó, perfumó, afeitó y peinó meticulosamente. El tiempo era algo que ya no debería preocuparle. La tienda donde vendía hamburguesas había sido cerrada para siempre. No tenía herederos y su esfuerzo adquirió una casa cerca del trabajo. Se vistió con el mismo traje que solía llevar a las bodas de sus amistades, precisamente en el día en que las amistades, al menos para él, habían terminado. Además de ello se armó con su bastón preferido. En el ascensor coincidió con una absoluta desconocida a la que preguntó quién era, a lo que se le respondió un “¿A quién se refiere a mí o a usted?”. Casi le entraban ganas de agarrar de la pechera a esa descarada cuando tomó aliento y decidió calmarse. Al salir a la acera, don Marcelo se aseguró de que guardaba el inventado billete en la cartera. Así era, lo cual le calmó. Marcelo tocaba las losas del suelo señalando con su bastón cuales de ellas compraría. La calle era suya y él establecía no sólo las leyes de la calle sino también teorías baratas del universo leídas en sus ratos libres que, ay, siempre fueron tan pocos. Al fondo suyo vio a dos homosexuales besándose. Como no se podía decir de don Marcelo que fuera una persona integrada en los tiempos en que vivimos enseguida sospechó que podían robarle su billete y cambió de acera. Casi le atropellan, le dijo un limpiador de zapatos. Él pensó que se trataba de una señal. Efectivamente necesitaba una limpieza de zapatos. ¿Desde cuándo un hombre de su categoría no podía permitirse ese lujo? El limpiador de zapatos le dijo que el precio eran 8 €. Él sacó su cartera y los pagó. Mientras lo hacía le preguntó al limpiador dónde estaba la sucursal de lotería más cercana ¿Cómo podía haberlo olvidado? El limpiador le indicó confusamente hasta que Marcelo se hizo una idea equivocada de las calles que debía atravesar. Si su billete premiado era inventado ¿Acaso no podía haber sido inventada la sucursal donde lo adquirió? Lo más importante era el ejercicio. Una vez le vino el hambre decidió entrar a un McDonalds donde todo el mundo parecía mirarle. ¿Qué pasa? ¿Es que nunca habíais visto a un marqués? El caso es que don Marcelo no era consciente si era una frase recién salida de su boca o de su pensamiento. No se veía tirando un farol así, así que lo más probable era que lo huera pensado, por mucho que esto quedara invalidado al respecto del alejamiento de caras observándole. Pidió una Cocacola y la hamburguesa más grande que tuvieran. La gente le miraba mientras él pensaba que todos esos vasallos, probablemente, deberían ser castigados por osar verle comer como un auténtico cerdo. ¿Seguiría en su sitio el billete de lotería? Se relajó en cuanto echó de nuevo mano a su cartera. De paso observó que le quedaban 20 €. ¿Y si los dedicaba a hacer un acto de caridad? Él sabía que los ricos, algunos al menos, hacían actos de caridad. ¿Y si se los diera al primer mendigo que viera por la calle? Dejémoslo para otro rato, pensó mientras retomaba su rumbo hacia la sucursal. Se decía para sí que el aire de la calle le despejaba de una posible idea de siesta. ¿Podría comprarlo acaso con su nueva fortuna? No tardó mucho en ver un anuncio en una parada de autobús donde salía su fotografía por encima de las palabras: Este hombre está loco. Entonces recordó lo bien que sabía reírse cuando un chiste de veras merecía la pena. Quedaba recibir la fortuna y que esas malditas voces salieran sacudidas de su cerebro. Entró entonces en una tintorería preguntando por una sucursal de la lotería nacional. Por fin, buenas noticias. Y estas se basaban en está en esta calle, 20 números más arriba. Andó 10 números y se detuvo. Luego continuó. ¿Y si esto era sortear la locura? Se dijo que ya veríamos las caras de los responsables de darle su dinero. Al fin llegó. Le tocó esperar bastante cola. Por fin, llegado su turno, decidió escabullirse corriendo de todo ese misterio. Nada se sabe del recorrido que llevó a Marcelo a su casa salvo un pequeño detalle: Los 20 € que llevaba encima en el bolsillo de un niño. Al parecer se lo gastó todo en caramelos. Pero esa es otra historia.

sábado

Video "ELLA"

ELLA from nomadmill on Vimeo.

Roberto Alcázar, supongo (mi libro) Una crítica de Alberto Ávila Salazar para la revista El pulso

Roberto Alcázar y Stanley Alberto Masa debuta con "Roberto Alcázar, supongo", una colección de poemas que diseccionan la vida cotidiana con todo su horror y su humor.

“Roberto Alcázar, supongo” comienza con una dedicatoria que pone a las claras el tono del libro: “A mamá, a papá, a tía Pepa y a los chavales jóvenes”. Como si el título no fuera suficiente para guiarnos al interior de un poemario que se adivina insólito, este preámbulo nos prepara para sumergirnos en una experiencia literaria donde lo sagrado y lo profano se hacen una sola cosa, lo ridículo se funde con lo terrible y la normalidad se muestra con matices imposibles. No es tan sencillo como parece rastrear las influencias de este libro. Puede engañar su formato de poemario, porque la verdad es que se aproxima más a una prosa lírica y confesional. Siguiendo esta premisa, podemos atisbar toda una heterogénea tradición de escritores que han desnudado su intimidad en la literatura, como Jean Genet, Charles Bukowsky o Witold Gombrowicz. Y Francisco Umbral o Leopoldo María Panero, por citar a dos españoles que, incluso, aparecen invitados en las páginas de “Roberto Alcázar, supongo”. Todo ello nos lleva a un libro que funciona como una radiografía emocional de su autor, quien nos conduce por los entresijos de un universo espiritual y desquiciado. Nos sugiere un viaje horizontal, lleno de pequeños y domésticos puntos de referencia sobre los que bascula una personalidad de rotundidad literaria. El estilo de Alberto Masa es torrencial y excesivo, a veces se vuelve subterráneo y otras celestial. El suyo es un afán como de viejo y acrobático aviador embelesado por sus propios bucles. “Roberto Alcázar, supongo” es la puerta por la que se asoma un escritor que tiene muchas cosas que decir. * “Roberto Alcázar, supongo” . Alberto Masa. Ediciones Eolas. (Madrid, 2014).


comprar libro: eolas ediciones

domingo

3 poesías

Nos llevaba mi tío
a mi pequeña prima y a mí
a ver las acrobacias de los delfines
desde la alambrada.
Recuerdo que yo me subía a un árbol
para poder disfrutar mejor
del espectáculo.
Esos eran nuestros domingos.
Algún día iríamos de verdad a ver el espectáculo
(de verdad quiere decir: desde dentro)....
Mi prima y yo teníamos envidia
de esos otros niños sentados en butacas,
tanto que hicimos un pacto:
Nunca más seremos pobres.
Nos hicimos a la idea de que
si lográbamos entrar
también veríamos monos y serpientes que
serían nuestros amigos de por vida
inmortalizados en la foto.
Seríamos ganadores,
pero no los que hoy somos,
unos ganadores que se levantan temprano
para ir a trabajar
y que no falte el pan en casa
ni cocacolas para nuestros hijitos
que, definitivamente,
no tienen el poder de sentirse héroes
al lado del gran oso panda.
 
 
...........................
 
 
Volvíamos mi padre y yo
de negociar un rótulo
en el sur de Portugal
cuando, en esa vuelta,
el coche iba a toda velocidad,
e hizo un aguaplaning
que nos llevó a andar
cerca de 50 metros bocabajo
en una cuneta.
Nos ha salvado el cinto, dijo mi padre...
cuando conseguimos salir.
Él tenía una raja en la nariz
y yo no tenía nada.
Nos miramos y luego
volvimos nuestros ojos
hacia el siniestro.
Allí estaba el Mercedes
con el que había soñado
toda una familia
listo para el desguace.
Nos cruzamos de brazos.
Yo estaba un poco en shock.
Entonces mi padre me miró y dijo:
Habrá que empezar de nuevo.
 
 
...........................
 
 
Estábamos locos,
se nos podía ver sentados en los bancos del parque
esnifando todo tipo de sustancias
y fumando un peta tras otro.
La gente procuraba evitarnos,
éramos un grupo de cinco que ni siquiera éramos amigos.
Simplemente la amistad no existía,
sólo la droga y la pelea.
Todos llevábamos por lo menos una navaja
por si el otro se ponía pesado....
Terminaríamos durmiendo en búnkeres
de granjas de desintoxicación
donde volveríamos a aprender a leer y escribir.
Una noche Sergio el Zumbado se me puso chulo,
sacó su navaja y me la metió en el estómago
¿Por qué no te mueres, hijoputa?
Y yo qué sé, dije.
Yo qué coño sé, repetí.
Aún hoy no lo sé
y poco me importa.
 
.


sábado

El invierno

Corría el aire densamente
en mi pequeño pueblo.
Para refugiarme decidí ir corriendo
a la piscina climatizada
y allí hacer los largos
que mi cuerpo me pidiera.
La encargada puso una equis
en uno de mis diez viajes
y me señaló las duchas.
Mientras me cambiaba...
tenía miedo de que
los demás perdedores
se fijasen en mi polla
que se encontraba encogida
como con miedo.
Un hombre alto entró
y me saludó con voz de barítono.
Respondí al saludo tímidamente
mientras me colocaba el bañador.
El resto fue milagroso,
el agua estaba tibia
y tenía una fila para mí solo.
Tras el quinto largo comencé a toser
y volví a las duchas.
Los calcetines no me entraban
mientras otro anónimo
silbaba al tiempo que se repartía jabón.
Después salí a la calle con la cabeza
en ninguna parte en concreto,
fui al bar de Toni y
me tomé tres whiskies.
Reparé, ya en el bar,
en que nadie me miraba.
El agua, probablemente,
me había vuelto invisible.
No, no era el agua.
Así era cada día de mi puta vida
en los inviernos de esa época.
Volví a casa corriendo.
Todo acababa resultando una lucha
contra el frío, recuerdo hoy.
Al llegar, mi abuela me preparó un huevo
y poco después me llevé un libro a la cama.
Habría de dormir bien
para soportar un nuevo día
idéntico al anterior.
.