jueves

Mirarse al espejo (3)

Conviene aferrarse a la banalidad, una banalidad muy espontánea, dicho sea de paso, para adentrarse en eso que entendemos por “gusto”. Edmund Burke lo definía muy bien. Leído hoy conviene traducirlo más convenientemente a como lo hizo TRG: Tiene que ver con el “elitismo”. El bueno de Edmund habló de “artes elegantes” que decía no entender muy bien. Trataba de comprenderse, y es por eso por lo que no está muy desactualizado (al menos “no del todo”, se le sigue leyendo entre la elegantísima clase académica y otros sitios donde no entienden a mi padre, Ángel Masa, que, trabajador desde los siete años, hoy, jubilado, intenta entenderse a sí mismo y, por influencia del “cabroncete” de su hijo esquizofrénico, se ha puesto a escribir).

Sobre la literatura de Ángel Masa: Habla de sus recuerdos (con muchas faltas de ortografía que, en alguna ocasión, me pide que le corrija) y, en ellos, procura entender qué es para él “lo importante”. A veces mira fotos de la gente que ya no está, los abuelos, la familia, etc… y se dice: ¿Qué coño hago yo aquí?

A lo que voy: A mí me gusta la literatura de mi padre. Y sé que la vida y el pensamiento de las “personas anónimas” es mucho más “interesante” que el de las personas populares en los medios o, incluso, “de élite”. ¿Qué entiendo por “interesante” y por qué lo he entrecomillado?: Lo he entrecomillado para expresarme a continuación y entiendo por ello el lugar que puedo seguir desde un marco de la realidad adaptado a mi pensamiento práctico (que admito, probablemente por comodidad, escaso en mi biografía), me explico, un lugar que tenga que ver conmigo mismo, que me sirva para entenderme desde mi yo, mi economía, mis aspiraciones de cara a un “futuro aparente”, mi sociedad y la casa donde vivo. ¿Para qué? Pues para “ser” (renunciaré a pronunciarme sobre conspiraciones hegelianas).

¿Qué entiendo por “ser”? Demasiadas cosas, resumibles en una: Esto de aquí. Ahora mismo: Esto que teclea.

También: Esta “cosa” que se niega a ser un tronco de madera. Esto que piensa, joder, que piensa mucho.

¿Para qué?: Para vivir, esto es, sacar un dinerejo, salir con Laura al cine, llevar a Marco a la guardería, tomar un café con la tía Maripaz, etc… (no todo va a ser follar, como decía Krahe) en resumidas cuentas: ir tirando.


Regreso. ¿Qué entiendo por “gusto”?: Respeto, entendimiento y verdad. Y, a través de ahí, verás cómo terminamos topándonos con la “belleza de las cosas” (y hasta de los yoes). 

PD: Cambiado el diseño y comentarios arreglados. Cosa que saco de esto segundo: A ese profesorado tan cojonudo de bellas artes que entra a "reírse" de el puto loco de El sobrino de Parés: ¿Por qué no ponéis algo para que pueda reírme yo también? A lo mejor terminamos riéndonos todos juntos. No sé, quizá, algún día. Se os quiere.
.

4 comentarios:

Laura Repullo dijo...

Bourdieu tiene la clave, sr. Masa, acerca del gusto. Ya sabe usted,`La Distinción´y todo eso. Pero no, ese "ladrillo" no se hacía querer, claro. Por eso desertaste, sociólogo ingenuo.

:)

Alberto Masa dijo...

Ahora mismo me pongo con Bourdieu, Srta Repullo, sin falta. Porque lo que usted me dice va a la cocina! Luz, más luz! Tq.

Sheela na Gig dijo...

Yo creo que la concepción del buen gusto se está quedando muy rancia. Hoy en día, cosas como el decoro, la finura y todas esas decimononias, lo que están es perpetuando una raza de escritores afectados y ensimismados que tienen más cáncer para la literatura que un chuletón de ternera.
Comparto básicamente tu definición y tu concepción del buen gusto como uno de los puentes que nos tiende la belleza para encontrarla. De hecho, tener buen gusto no garaantiza ser artista, pero puede convertirte en lo más parecido a tal cosa. Es un arte "menor" para artes "menores", como la moda, por ejemplo.
Y ahora, si me disculpáis, voy a hacer algo mucho más importante que esto, que es ver " Arizona Baby". Y fijáos con que buen gusto lo he dicho.
Si es que estoy hecha una it girl y toda esa mierda.

Alberto Masa dijo...

Existe cierta atracción por la decadencia en la que nos regodeamos todos (Yo a veces he visto fútbol), María. Disfruta de Arizona baby. Y muchas gracias por comentarme. Un beso muy fuerte.