sábado

El Inem y Hume

Situación: Mi chica se ha ido a una despedida. Yo no suelo, desde hace bastante, entrar en el facebook, pero estoy haciendo por pasar la tarde y me veo cumplido con mi reflexión de la anterior entrada, en la que uso como excusa al escritor Bernhard, sobre el que he vuelto un rato, para contar lo que a mí me ha interesado de ese regreso, sumadas dos reflexiones de escritores que aprecio y que, menos o más, viven de la literatura: Una antigua de Jesús Ferrero, ejemplar en su modo de pensar en voz alta, y otra, también antigua, del bien ocurrente bloguero, sobradamente conocido entre los jóvenes, Alberto Olmos; a quienes no nombré y ahora, debido a una ocurrencia de Facebook que me ha hecho pensar en el trabajo, lo hago.

Pasa que Txema Arinas, un escritor vasco que pasa de estas cosas de los escritores, a veces, me lee, porque le mola, si no de qué. Yo había puesto ahí, al alcance de esas cucarachas del Facebook, una entrada antigua mía llamada La Gaya Ciencia, de cuando yo hacía el amor con cucarachas en un búnker de Lavapiés donde viví (currando) y me sentí libre (escribiendo y tomando algún que otro chato con amigos artistas). Pasa que en eso de la Gaya ciencia yo hablo de que me leen los del Inem y se asustan. Y es cierto.

Antes me leía la de los cursos. Una mujer rubia como la cerveza y eso, muy maja, sonrisa plena, buenos pechos y viva, con presencia, etc… Mi madre le dijo que yo estaba muy malito de la mente y eso y la chica se encariñó. Yo sólo pensaba en hacer el ñascañuscu allí mismo. Mi madre le dijo que yo escribía en un blog que se llamaba La semejante criatura. A ella le salió su, llamémoslo, lado humano y creo que, efectivamente, se asustó un poquejo. Y dejaron de llamarme. Luego yo me busqué las castañas para escribir de amor, por si acaso. Eso hizo que el grueso de los lectores de La semejante criatura decayera en un 90%.
Agradezco que me lea alguien como Txema, la verdad. Otros escritores del Facebook que admiro y con los que he intentado contactar son Luis Acebes (recreativo en el estilo castellano) y Yolanda Regidor (recreativa en el exceso).

Abordo eso de tener curro: Yo, menos o más, he vivido de ser un mantenido y, últimamente, de ser esquizofrénico. Diagnóstico primero: Socialmente de tipo Paranoide. Luego eso se acabó, he ido desarrollando todos los aspectos de la esquizofrenia y la medicación antipsicótica llegando a abarcar, según un experto en psiquiatría amigo mío, “un poquitín de todos sus tipos”. Es decir, soy un freak, aparte de “un tío cojonudo”. Me gusta jugar a la play y fumar petas, vamos.

Abordo eso de tener curro (de verdad): He pasado por diferentes trabajos (de los de ganar algo de dinero): Monitor de cocina en una Granja escuela (donde lo pasaba deputamadre), bedel en una Escuela de “ideas” (así fue publicitado de inicio el bluff Hotel Kafka), repartidor de salchichones, espárragos y bollos, cablista y payaso. Lo que he de admitir: siempre hay otros que lo hacen mejor que yo.


De lo de la literatura: Saqué dos libros en Eolas ediciones. Me gusta porque mi editor, Héctor Escobar, está loco, y es por eso por lo que me llevo muy bien con él. Pero aún más me gusta porque no requiero entretenerme con galeradas y otras cosas de esa gente guapa como Lucía Etxebarrilla. Cuando la conocí, en el entonces emporio de las letras Club Kafka de Aravaca (tendente hacia una especie de comisaría afgana que, en la actualidad, dice haber recaído en un nuevo cambio de residencia) hasta quiso de follarme. Y yo comprendía, poco a poco, por aquel entonces, que la gente de alta cultura como Lucía era así.
A lo que voy: he vuelto al conocimiento de mí y lo que me rodea (que es lo mismo) y, hasta hace poco, traté de resumir lo entendido de Hume aquí, en La Semejante Criatura, de cuyo estudio aprendí no poco en el campus, cuando yo era vivaracho estudiante de cosas en las que vi mi verdad, en la que, afortunadamente, sigo trabajando cuando puedo.  

.

2 comentarios:

Laura Repullo dijo...

"Nuestra vida es demasiado corta para sondear abismos tan profundos."

(David Hume)


"O no."

(Yo)

Alberto Masa dijo...

:) Me encuentro bien, Lau, llevando el duelo con mi agua de limón, cerrando los ojos de vez en cuando y sabiendo que tú estás en el mundo. Gracias por comentarme.