jueves

Página taitantos de lo que estoy preparando


Me abrazaste, ser inane. Me abrazaste y supe que era el abrazo de los primeros pobladores del mundo. Pensé en besarte, pero me rajé. Quizás hubiera roto todo el hechizo. Estoy seguro que para ti sólo fue un gesto motivado por la euforia. Tú, predilecto amigo de la nada, recurrente recuerdo llamado José o Paca o Angelines, eras euforia donde yo era histeria. En ese momento yo hubiera follado el pellejo de la bestia que vive en mis sesos sin miedo a desaparecer por siempre, pero me limité a dar otro sorbo a mi copa.
La confusión, eso que hoy es tu cara para mí, cuenta sus versos con los dedos y luego no los escribe. A veces hace magia y, otras, sólo soy yo escribiendo esto, que es un texto más sobre amor y droga. Es el columpio vacío que, siendo en sí heroína, no ha probado la heroína, y yo sólo quiero que desaparezcas. Quiero beber hasta que cierren, acompañado de busconas borrachas a quienes llorar en sus  excesivos pechos de vacaburras. Pero, claro, mi rey… sin ti nada es lo mismo. Sin ti no existe el potrillo mirando con ojos vacíos la oscuridad del jardín. Sin ti se quema esto y no nos enteramos.
 

 

No hay comentarios: