jueves

Un guiño a la obra "peluda" de Bárbara Fétis


He echado, junto con el reciente, tres vistazos al portfolio de Bárbara Fétis. Allá, de nuevo, encontré sus adolescentes proyectos (de cuando éramos apenas unos críos) usando el pelo como referencia, nunca dubitativa, de su obra, que ha ido girando en torno a géneros distintos. Es esto una buena muestra que nos enseña su paseo por el pelo, propio o ajeno, su juego de pelucas, máscaras, patata, juegos de palabras, labios, barbas y parpadeos varios, y acá hay que tener la fotografía como uno más de entre ellos, con lo cual quiero decir que la autora también se pregunta qué es la fotografía, si trasciende o no a un simple abrir y cerrar los ojos perdido en un momento que ya pertenece a no se sabe con exactitud qué tiempo pasado.

Como se verá, también existe la danza entre sus inquietudes, acompañado todo ello de preguntas que nos hacemos, como la planteada anteriormente y en consonancia con ella.

Acompañado de todo se ve a la artesanía flotar en el vago mundo de la estética y el cuidado que se le debe.

También pueden apreciarse fantasmas, les delate o no la perilla; muertos cuyo pelo crece como recuerdo quién sabe si de mutaciones que el desaparecido revisó probables durante la vida. A una calavera en cada mano se propone a las claras nuestro devenir hacia la nada. Y es en esa nada donde nos encontramos rodeados, ya no necesariamente de pelo, que también, sino de algo que podríamos llamar “huellas silentes”.

Respecto a Bárbara añadir que me quedo un poco huérfano viviendo ella en Panamá y que es un honor que me haya permitido disfrutar de su obra, como harán, con la venia, muchos de ustedes.

 

No hay comentarios: