lunes

Textes pour rien, again (4)

1. Estoy pensando seriamente en la muerte. A veces pienso en ella de manera menos seria que hoy. Estoy pensando en la muerte de una manera tan seria que, siendo la misma que cuando pienso en ella de una manera menos seria, sigue aquí, como yo, como nosotros.

2. Ya llega la hora en que los grajos cantan como ellos saben al diosecito día. Un día que no es una miga de pan ni lo parece, sin embargo, trae la dicha a estos hacedores de gana animalejos, que rinden su pleitesía a la par que yo miro youtubazos y me veo, entre programa y programa, la cara en el cristal negro de la pantalla. Me veo gordo, dichoso, en buena forma casi, rendido y prendido de amor por una dama a la que de vez en cuando oigo, en mis imaginaciones, respirar dormida. Su mente, como la mía, está hecha de sueño y pólvora. El cañón recortado de mis amaneceres la apunta siempre sin disparar. Creo que dice algo así: Vuelve a casa, mi amor, que no poco me ha costado encontrarte.

3. Recuerdo estar en la caverna, casi tocado por la dicha del ácido. Un par de sustos me vedaron el miedo y conseguí entrar. Allí, en esa oscuridad apenas alumbrada por Diógenes, vi la necesidad de perdonarme y, cuando al fin, me di muerte a mí mismo, noté que respiraba con mucha mayor rotundidad.

4. En un par de ocasiones he escrito novelas de tamaño superior a 150 páginas. Hoy comprendo que eran un ensayo para mejorarme en los sms que le envío religiosamente a mi amada cada vez que estoy lejos de ella.

5. Jamás tomé notas en las clases de apuntes. Mis obsesiones fueron las curvas en el dibujado del tallo de una rosa y la dedicatoria apropiada al desierto, con sus leves oasis, que manejaba dentro de mi cráneo.

6. Ella siempre duerme. Mientras... yo escucho a Chiquetete. Me hago preguntas horrendas acerca tanto de verdades como de inexistencias, y llego a raras conclusiones. Zuckerberg es nuestro chico de los recados, a veces.

7. Mujer libre de hoy, te animo a que te metas en la mente de Chiquetete: Cuando Ella te dice que estás echando en el suelo la ceniza ¿Qué es mejor? 1. Zurrarla. 2. Violarla. 3. Las dos cosas (eso sí, siempre cantando).

8. No le deseo la muerte a nadie pero, en más de una ocasión, me he imaginado delante de mi enemigo (atado con cinturones) con unos alicates sacando y sacando dientes y muelas mientras hago que las examino y digo: Curiosas piececitas.

9. cómo decirlo: esta tormenta significa que ella está cerca. Llueve por debajo de mi piel dejando al suelo desprendiendo un olor a humedad que nace del hígado. Ahora ella ha salido, en paraguas, a un recado. Yo le espero lloviendo por dentro, con nubes de plata acariciando mi vello. Joder, mola el amor. Quien diga que esto es ñoño que se pudra de sol en la piscina de un barrio suburbial a manos de un helado de crocanti. Encima, mi atleti va ganando 0-2 a un pobre Numancia.

10. Alberto Masa, El escritor del amor, ha sentenciado: "Cuando escribo libros se me enamora el alma, se me enamora".

11. Un friki es una persona que no sabe lo que dice y, a lo mejor, alguien que dice ser escritor sin serlo. Un glorioso aspirante a eterno estudiante de la nada. Un mantenido que habla por los codos de su mantenimiento.

12. Produce cierto alivio saber que, mires donde mires, un gato ve arrinconarse el paso del tiempo desde cualquier calle. Esos que, cambiando el orden de los nombres en aquello del Esplín de París, ven la hora en los ojos de los chinos, nos llevan ventaja a la hora de captar movimientos fraudulentos, porque serían los primeros en llevarlos a cabo si tuviesen forma humana.

13. Estados como este: "Cuando te falten las palabras,
permite hablar a tu corazón..." dan mil vueltas a los míos, donde el corazón se encuentra pegado a la palabra hasta la apoplejía. E incluso sería más correcto, por mi escandalosa parte, decir que el corazón es la palabra y que valoro a la gente con palabra como a gente con corazón y lo contrario. Pero son sólo cosas mías (y de Wittgenstein, supongo, poco amigo de aventuras facebookianas).
 
14. Luego en el pueblo se piensan que soy alguien, pero se equivocan. Todos se equivocan menos los que me han plagiado la vida, que no son pocos.

15. Parece una verdad inversa el que ya haga casi dos semanas sin Manuel Fdez-Cuesta en el mundo. Parece una mala broma que pase el tiempo diciéndome que pasa sin estar él.
 

.

No hay comentarios: