martes

Vinagre



Me recuerdo hace menos de cuatro años,

en la época en que yo salía con Moncho

a redimir nuestras ansias con vinagre.

Me recuerdo enfrente suyo

en un garito de Antón Martín

pidiendo el sexto vaso ancho de whisky.

Yo ya voy roto, dije.

Él dijo que otra y nos íbamos

cada uno a nuestra casa,

igual que cada tarde.

Le perdí de vista mientras se dirigía a la barra

o los lavabos o donde coño fuera

y me centré en un recuerdo de hace años antes:

Yo estaba enfrente de la iglesia de san Paolo,

en Roma,

(tendría 24 añitos) y el viento miraba a mis ojos

¿Qué otra cosa hacer que devolverle la mirada

por mucho que estos míos sangraran y sudaran,

pidiendo clemencia al santo?

Me sentí bien, recuerdo que corrí en busca de un bocadillo

silbando un fado

y diciéndome que en Roma

todo lo que pasa es santo, que

para sentirse español, entre otras fruslerías similares

era muy necesario estar

lejos de España.

Me tumbé en el verde césped

de aquel paisaje primaveral

y contemplé las columnas

y el aire seguía acompañando mi rutina

mientras yo abría mi moleskine y anotaba la palabra: Dios.

Después llegó Moncho con otra copa.

Le dije que estaba muerto por hoy,

pero bebí.

Recuerdo no vomitar en el trayecto del autobús,

al abrir la verja no me tembló el pulso,

me metí un tranxilium 800 acompañado de una lata de mahou

en la cocina,

luego vomité durante, al menos, media hora.

Yo imaginaba que de mi esófago caían crucifijos

y comprendía que mis seres favoritos estaban ya bajo tierra.

Subí despacio hacia mi cuarto

procurando que no crujiera la escalera de madera,

(al menos dos veces tropecé).

Una vez en la cama me aferré a ella

como si de mi alma se tratara.

¿Cuánto tiene que dar uno de sí

para poder apreciar el valor

de ese momento?
.

3 comentarios:

Lucia.C dijo...

Ah, el puto Alberto Masa de los cojones trayéndonos otro poema que esta de puta madre.
:)

Paulo Gonçalves dijo...

Hola,
He visitado su blog.
Un blog muy interesante y agradable!
Buena suerte con tu blog!
Saludos desde el Algarve, Portugal
Paulo Gonçalves

Te invito a visitar mi blog
http://viajaredescobrir.blogspot.com

Alberto M dijo...

:) Lucía