lunes

Respuesta a su correo del día once

Estimado Sr. C:

Me he permitido publicar hoy, según la voy desarrollando, mi respuesta a su correo del pasado día once, en mi blog, que usted que, no obstante, siempre ha mostrado confiar en mi agradecimiento, bien conoce.
Cierra usted su carta con un bendito “El tedio siempre ha gobernado el cielo.” No seré yo quien juzgue eso. Usted ya sabe que en mí la locura acaeció pronto y con apenas necesidad de un pequeño hilo verde enhebrado a una aguja de cuya punta apenas sé y un juego de cinco relojes de plástico de los cuales, me dio tiempo a observar, uno estaba parado. También, como hoy comprendo normal, fui juzgado bastante pronto y, tras ello, salvo en mis pérdidas de control achacables a mi casi estimable relación con los licores, estoy acostumbrado a hablar en voz baja y apenas mirar a los lados, solamente, le confío, con la intención de asegurar la impresión de que mi vida se encuentra bajo seguro.

Bien es cierto que procuré mantenerme centrado y permití una especie de alegría ¿cómo decirle? Realización, venida de mis estudios, apenas interesados en descubrir el alma humana, la esencia de las cosas u otras maneras de definir esa frase de cierre suya, que he citado al principio de esta carta asegurando no iba a juzgar en absoluto.

Estoy tan contento de poder referirme a usted. Sé que esto no me disculpa de nada, pero sí es cierto. El día en que le conocí yo me encontraba entre el público interesado en el tema alcoholismo al que usted se dirigía, como le dije, con tanta mesura como diligencia. Comprendí que mi pregunta acerca de si existía el alcoholismo era una insolencia y callé. Yo había llegado a esos grupos con cierta ira preñada de autocompasión. Su acercamiento hacia mí me ha servido para aprender y, si bien tampoco maldiciendo los licores, a seguir mi camino, continuar mi búsqueda y no perder la esperanza.
Mis dibujos me ayudaron también en ese sentido, y así lo hicieron también mis letras, las mujeres, a quienes ya sólo veo como seres humanos, también me han ayudado y creo haber tenido incluso amistades. Sería muy injusto decir que me ha faltado alguien a quien abrazar, así como necesidades de otros de las que rehuir con paso lento e incluso seguro.
Le agradezco y doy mi enhorabuena por el libro que me ha hecho llegar. He leído sólo diez páginas, perdóneme, pero ya concibo el ritmo como trepidante y, conociendo al autor y su coqueteo constante con el engaño, estoy seguro que no flojeará en ningún momento. Además, en estos días de retiro, el tema me motiva mucho, aunque me he hecho a leer sólo de noche.

Figuro que volveré algún día y, cuando eso pase, le visitaré de inmediato, confío más bien pronto. Por lo demás, en lo que estoy aquí habrá comprobado que mi relación con internet es, si no se empeña algún raro, diaria. E incluso he tomado contacto con otras editoriales y ofrecido como, usted ría lo que guste, diseñador, y para ello he retomado estudios que aparté hace unos años, cuando la herencia de mi abuela me abrió paso entre nuestro conocido y absurdo submundo de la letra lleno de personas que, aunque empeñadas en la extrañeza, terminan, es mi versión y agradezco el respeto del que la mima, resultando desastrosamente aburridas.

No le justificaré más mi momento. He tenido la fortuna de que mi silencio no se prolongue mucho durante las mañanas y debiera estar feliz de ello. Contacto a menudo con mis amigas M. y J. Y me he mantenido al tanto de las producciones de nuestros comunes amigos, esos alienígenas, que cerraron ayer su compromiso con Just Madrid por todo lo alto. He quedado para la llegada de la primavera en Valseca con E. y con G. Y además estoy muy contento de la llegada próxima de mi cumpleaños que espero, si las condiciones se dan oportunas, celebrar con usted y los compañeros cuyas iniciales he incluido. El resto a lo mejor es tedio, como usted dice, pero tendremos tiempo de, aunque sea, brindar por ello.
.

5 comentarios:

Aristóteles dijo...

Vivir bien es mejor que vivir, diga ud. que sí...
Desde el Elíseo, con amor.

Alberto M dijo...

Gracias Aristóteles, crack!!!

JAL dijo...

Nene, escucha ésto con humildad. Los delirios de un hombre alto de cuerpo, seco de rostro, estirado y avellanado de miembros, entrecano, la nariz aguileña y algo corva, de bigotes grandes, negros y caídos...

http://www.youtube.com/watch?v=FX1mT_6DgKA&feature=related

Me inspiró en algunos momentos de mi vida

Bellaluna dijo...

Para celebrar, con el volumen muy alto, dejándote llevar: http://www.youtube.com/watch?v=7KxiEjPCXA8

Un beso,

L.

Alberto M dijo...

Admití vuestros comentarios, me fui a hacer mis cosas, me he afeitado a conciencia y, ahora, me siento a verlos. Me gustan mucho, tanto Quijote como Young. Ahora es así, debo admitir comentarios, lo que es más rollo porque te los repite llegado el correo, pero creí que estaba bien aceptar los de esa basura de gente en la que me incluyo, que intenta honrar con el respeto que va aprendiendo, los sitios por los que pasa y vive, aunque sean del internet, y aunque estén siempre pensando cosas miserables y que les huela la boca, por ello, a lo que los anónimos deseen.
Todavía queda algo más de quince días para mi cumpleaños, pero ya estoy planeando. Me gustaría invitar en Madrid a medio menú o, si no puedo, aunque sea a unas cervezas para, eso sí, brindar o lo que sea y charlar un rato. Por cierto, estáis invitados.
Abrazotes,