domingo

Nota sobre el aburrimiento

Estoy muy triste. Y no tengo nada que escribir. Metí la lengua en el ano (es que si pongo “culo” me sale errata en el world) de mi perra y se calló. Sabía a chocolate con leche. Estoy muy triste. No tengo nada que escribir. Tengo libros, muchos. Pero no sé si los tengo aquí o allí. Vivir es aburrido que te defecas (si pongo “cagas” me sale errata en el world). En serio ¿A que sí? Yo le aseguro que, cuando sienta eso, follar (coño, follar no sale como errata) (coño, ni coño tampoco) (esperen un momento: fornicio, joder -mierda, joder da errata-, puta -puta no da errata, guay, pero guay sí-, gilipollas -tampoco!- Joder, ostias -ostias tampoco?- hasta te corrige gilipollas si lo pones con jota. Si uno se aburre, decía, siempre puede echar mano de su mascota para acariciarla o lamerle el puto (puta no, y puto sí sale como errata) ano que, es verdad, sabe a café con leche. Por cierto, también, de tener mascota y café con leche, puede hacer la prueba en el momento siguiente. Da igual el orden, supongo. Aquí todo el mundo tiene su idea de la diversión pero, qué putada (no sale como errata), joder, estoy muy triste y no tengo nada que escribir. Ayer leí a César Vallejo (la prosa) y a Don Winslow. Disentería no sale como errata. Sida sólo sale como errata si pongo un punto después. Esquizofrenia, no sale como errata. Follar con monjes no sale como errata. Lamerle el pincho a Juan Pardo, tampoco da errata. Lamerle los huevos en su yate a Arturo Pérez-Reverte mientras dispara a los lucios o lo que sean esos peces con su escopetilla no sale como errata. Me encanta la literatura no sale como errata. Mear. Me meo en usted no sale como errata. Masturbarse delante del traje que te pusiste en la comunión no da errata. Ratzinger. Jaja, nena, esto es divertidísimo. Jaja también da errata. Chuparle el ano por segunda vez a tu perra ya no mola tanto. Pruébenlo ¿A que tenía razón? Casi está mejor el puto café, sí. Por cierto, me voy a hacer otro, ostias.

3 comentarios:

Amado Nervo dijo...

Muy cerca de mi ocaso, yo te bendigo, Vida,
porque nunca me diste ni esperanza fallida,
ni trabajos injustos, ni pena inmerecida;
porque veo al final de mi rudo camino
que yo fui el arquitecto de mi propio destino;
que si extraje la miel o la hiel de las cosas,
fue porque en ellas puse hiel o mieles sabrosas:
cuando planté rosales coseché siempre rosas.

Cierto, a mis lozanías va a seguir el invierno:
¡mas tú no me dijiste que mayo fuese eterno!

Hallé sin duda largas las noches de mis penas;
mas no me prometiste tan sólo noches buenas;
y en cambio tuve algunas santamente serenas...

Amé, fui amado, el sol acarició mi faz.
¡Vida, nada me debes! ¡Vida, estamos en paz!

Scila dijo...

Lo de Amado Nervo a secas, ¿es una indirecta contra nuestro joven Henry Miller?

Alberto dijo...

No tía, Scila, es un colega que me quería, me dijo, meter caña contra el aburrimiento!