lunes

Sin título


en la foto estamos ellos y yo.

Sentado a la sombra de un árbol que no existe intento la alegría del necio. Mi necio es una rutina. La necedad es sólo lo contrario del amor. He dicho que amo a la gente capaz de mirar el mundo en una miga de pan. Lo único serio de mi vida han sido palabras. Eso es necedad también. He gastado mi herencia en la literatura y el vino de los borrachos. Esta semana iré a un sitio y diré que me llamo Alberto y que creo que soy alcohólico. No espero ningún aplauso. Estaría cojonudo.

Mis palabras han sido un boomerang de plástico duro que se me ha vuelto hacia la cara. Por eso creo que mi cara ya sólo existe en el fantasma que mis pasos de garrulo ilustrado se han inventado.
Eso que tienen que ahorrarse todos ustedes.

En Valseca me escupen por borracho. Siempre digo que no voy a volver a Valseca. Llaman a mi madre desde Valseca y le dicen que otra vez la he vuelto a fastidiar. Ella llora y yo sólo escribo. Soy muy querido.

Un día todos los piropos que me han devuelto me servirán para pagarlos con mi perro el pulgoso cuando internet sea sólo el papel que tienen en un sueño los cangrejos.
Mi alegría hoy es la dedicatoria que sólo supo dormirse en el capullo en el que mora. Los libros me dan asco. Odio a la gente que presume de hacer gárgaras con la bilis propia o del otro. Pero es peor ponerse a escribir hoy.

Los desprecios alimentan la cama donde me ordeno de una a nueve, de cinco a cinco. (Uno, dos, tres, cuatro, cinco.... pero las ovejas no salen). Me han dicho que tendré trabajo, después, cuando lo solucione.
Las palabras no existen, créeme. Son lo contrario de un hombre. En medio está la responsabilidad. El egoísmo es lo contrario de una estrella.

Hasta me he creído que amo a animales (ya he dicho lo de mi perro del futuro). Ojalá sepa perdonar mi nacimiento.
No me gusta el arte. Me da bilis el arte. No me gustan los amigos.
Me he peinado el corazón con un erizo y se me ha clavado una púa. Yo, debido a mi vanidad, me comporto en mi habitación como si esa p púa fuera cierta.

El yo es un paria más grande que yo. Si supiera escribir lo haría sobre mamá y no sobre este desconocido de La semejante criatura. El viernes ella cumple 57 años.
.

5 comentarios:

Jose dijo...

Las frases que escribes son como flores en el jarrón. ¿Perdonarás a la naturaleza por ser eternamente efímera?
Espero que así sea.

Un abrazo

Alberto M dijo...

la perdono por una sola frase que me permita creer en ella, tío.

Gracias

Don Carlitos dijo...

Hola Alberto. Te prometí que te leería y sólo he tenido timpo de leer algo más de media docena de tus pensamientos.
El que más me ha gustado es el de hoy. Muchos días he visto que eres un poco egoista escupiendo ideas y dejando a tus seguidores para que las ordenen ellos mismos. En mi opinión, deberias regalar la generosidad de poder entenderte mejor.
Las dedicatorias a tu madre tienen siempre energía positiva, pero haces referencia muy poco y muy timidamente, tal vez deberías echar toda le energía positiva que puedas y así la compartes.
Y no reconoce que en la fiesta del garbanzo lo has pasado bien, algún momento has tenido muy bueno, .... o como la has vivido tú? Se ha portado bien San Isidro ?
Hasta pronto y cuidate.

Alberto M dijo...

Hoy entiendo de manera muy extraña la alegría, no así tu generosidad, Carlos, que es enorme. Por supuesto me hecho recordar un momento bueno, a tu pequeño y al otro amigo, persiguiéndome como auténticos enanos locuelos, ilusionados en la posibilidad de un río al lado del chiriguito de los helados. Me alegra la posibilidad del pronto del hasta pronto, así como no me alegra la posibilidad de que yo, cuando intento explicarme, pueda ser algo críptico. Te juro que intento expresarme y mi mayor objetivo es que se me entienda.
Tu promesa siempre es enorme. Muchas gracias, señor, por cumplir tu palabra y enseñármela -la palabra :))-.
Un abrazo enorme y hasta una próxima en el lugar que sea.

Alberto M dijo...

te juro que intento ser alegre y mostrar alegría. Es que hoy no me sale, pero me acordaré de ti, te lo juro. Para mí es muy positivo que me hayas escrito.
Otro abrazo!