sábado

El hombre y yo


La primera vez que pensé tenía aproximadamente 26 años. Hacía un calor insoportable. Debía de ser casi verano. Recuerdo que las luces de mi casita estaban apagadas y que, enfrente mío, estaba alguien, seguramente algún pobre animal rotundo.
Antes de ese día, recuerdo, llegué, por ejemplo, a jugar una partida de ajedrez, aunque sin ganar.
Como desde bien pequeño he tenido muy grande la picha, ese día que, recuerdo, pensé, tampoco era una excepción, así que preferí no moverme más que a por una bolsa de patatas fritas. Al principio, recuerdo, no la encontraba. Pero busqué y busqué, y luego la encontré.
Antes de pensar incluso recuerdo algún amor. Todos y todas con rizos y, debajo de los rizos, siempre no había nada. Busqué y busqué. Yo recuerdo que busqué como, ya he contado, luego con las patatas fritas. Una vez llegué a encontrar un cofre. Estaba vacío. Eso es todo.

Recuerdo, del primer día que pensé, que no había nubes. Es verdad, pero que absolutamente ninguna.
Recuerdo que en mi vida no existía aún la mierda del ordenador asqueroso y sus teclas de moco y su pantalla de luz de chochomono. La vida era más antigua y, por lo tanto, mucho más fácil era respirar sanamente. Yo todavía estaba trabajando en una granja de animales y niños. Molaba, señor y señora Urrutia, por ejemplo o como ustedes se llamen. Yo decía un día: hola, soy bla bla bla, y eso era todo, y estaba bien. Me daban dinero y, siempre que era la una de la madrugada, yo, sin problema alguno, apagaba las luces y me sumía en mis siempre dulcísimos sueños en mi siempre confortable lecho de marqués molón.
La primera vez que pensé, recuerdo, estaba sentado en un sofá lo bastante cómodo comiendo de una bolsa de patatas fritas. Enfrente mío había un. No, eso no, eso paso de contártelo.
Bueno, pues desde entonces. No, la verdad es que tampoco ha pasado mucho. Todo ha sido un pedazo de mierda como antes de haber pensado.



PD: No sé. Si tuviera algo sería un reloj de agua al lado de unas rufles queso.
Da igual.

.

6 comentarios:

Tesa dijo...

Yo tengo muchos más años y no he empezado a pensar todavía. Es que no me sale...

Entrar a tu blog, en gris, es como pasear por mi casa.

Besos, Alberto.

Alberto M dijo...

no ¿verdad? a mí me pasó una vez. Seguro que fue una reacción alérgica o algo.
Un beso, Tesa

trilceunlugar dijo...

Eso de los rizos me ha mosqueado, entonces no fui yo tu primer amor?
Mira que me revuelvo!!!!

Alberto M dijo...

venga vale, pero nos tenemos que meter más mano eh

Bellaluna dijo...

Yo estoy por pensar todavía, pero me da cobardía por si me sale lucidez y decido qu ya está bien, joder!

(Te veo, por eso, un poco anti tecnología o así estos días que pasan sin primavera. ¿Y qué hace ese señor de barbas a mitad?)

Alberto M dijo...

buenos días, Luna!
no sé qué hace el señor a la mitad y barbudo, no sé. Eso me estaba preguntando ¿Qué hará Juan Pardo a día de hoy, por ejemplo? ¿Pensará? Estará en el trabajo? Cosas de esas