miércoles

Estimado bedel Juanito,


Hoy me han hecho saber a través de carta anónima -sellada con el logotipo del edificio- que, desde el pasado martes, soy considerado para el personal sanitario de las instalaciones una “babosa o excremento de polilla”.
No me ha sorprendido en absoluto, le diré, tras comprender el deterioro que vine observando en los servicios ofrecidos por parte del personal durante los días postreros a mi recuperación e inicio de las conversaciones acerca de asuntos de los que bien podría tratar la tesis que me encargaría de elaborar acá.

Usted sabe seguramente que no he salido de mi habitación desde la terrible masacre perpetrada con un martillo por Sor Agustina, resumida en las dolorosas -es un suponer- muertes de seis personas, si bien en mi habitación se personó todo tipo de desconocidos asaltando mi absoluta intimidad y, en primeras ocasiones, insultando y vejándome, todo ello con la participación de fotógrafos, cámaras y micrófonos a quienes atendí lo amablemente que supe con el traje de enfermo puesto.

No puedo saber nada de las televisiones, pero he visto una imagen mía en uno de los periódicos digitales y abajo pone que el esquizofrénico bla bla bla, único superviviente, en un principio relacionado por la investigación como posible cómplice de Sor Agustina sigue recluido bajo vigilancia en el hospital. Y más abajo unas confusas palabras mías que no me creo del todo haber dicho: tenía la cabeza llena de infección cuando lo hice y luego comprendí que mi amor ya se había muerto.
Como le digo, no recuerdo haber recurrido a esa disparatada frase pero, bedel Juan, imagine que hubiese dicho que la monja pretendía llevar a cabo una acción divina para impresionarme a mí, a quien ocasionalmente identificaba con Jesús el nazareno o san Pedro o san Esteban o san dios padre, la de nuevos fotógrafos, cámaras y micrófonos que hubiese padecido.

He de reconocer que en las fotos, eso sí, ella sale, con total justicia, mucho más guapa que yo, a pesar de sus gafas de corcho y el bulto que fabrica la camiseta de Kaká que guarda bajo el moño.
.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Eres como el enanito?
http://www.youtube.com/watch?v=dOif_tQEzgw&feature=related

xrisstinah dijo...

Pues debo de estar un poco miope,veo a sor Agustina algo colgada, varonil y gris.
No meextraña que enesa santa casa se perpetren martillazos en infecciosas meninges.

Alberto M dijo...

llaman la atención los asesinatos de esta casa, Xriss, porque son muy bobos, muy pardillos.
Un beso meningítico.