viernes

Día 12 de pascua en Mongolia (2030)


Después del primer día, me sorprendió que Arturo Valls me volviese a llamar, es cierto, pero también es verdad que, tras convertirme en fijo del programa, lo he llevado bien. España quiere hacerse una camiseta de Pedrita La literata. Ya siempre voy vestido de negro al programa y, al final del programa, siempre me rompo la camisa como Hulk Hogan. Me enfocan y yo me rompo la camisa mientras suena la canción Todo está en los libros. El resto de invitados me mira. Yo veo las miradas de todos ellos. Las siento y, luego, me rompo la camisa y, si me lo piden, canto la canción Hurt. Luego, durante el día, curro de mozo llevando paquetes de un lado a otro, por todo Madrid y extrarradio. Mi compañero conduce y yo luego cargo y voy a los sextos y a los octavos. En algunas casas me reconocen del programa y me dicen que les cante la canción Hurt y me dan una propi. Yo estoy bien. En el programa me preguntan por mis traumas. El programa va de lites, pero yo, Pedrita, siempre hablo de mis traumas. A veces cuento mentiras, me invento las cosas, digo que machaco las pastillas para los nervios y luego las esnifo en cantidades imposibles. Mi vida es una polka a los psicofármacos. Eso digo, y luego canto la canción Hurt. Eso dice y canta Pedrita que, en 2030, pasa de todo. Sólo le pone dar placer con la mano a jóvenes crías de yeguato y jugar al Bruce Lee del Amstrad. El mundo ha tirado su Play 15.000 y, ahora, han vuelto el Amstrad y el Spectrum. Pegan fuerte. Todo por mí, todo por Pedrita. Se lo dije muy serio a Arévalo, que estuvo en el programa un día para hablar de su libro Vida de san Juan, a quien amo.
Arévalo decía recordar su época con Mayra Gómez Kemp y enviarla un fuerte beso. Porque Mayra, de Cuba, fue España. Es verdad. Me hice amigo de Arévalo, que es el Lenny Bruce español, aunque ya no me coge el teléfono. Dijo que volvería a los chistes tras su periplo como historiador y que me fuera a la mierda. Eso me dijo Arévalo. Que no le tocase los huevos o me denunciaría a la policía. Voy a dejar de cantar la canción Hurt. Pero no puedo ir a la pelu y decir que me hagan una cresta rosa porque tengo que estar decente en el curro. Lo dije un día en el programa, después de decir que yo iba para Chiquetete, después dije lo de la cresta rosa. A Arturo le gusto, mucho. Quiere llevarme a Las Vegas. Dice que hay un trozo de Hontanares de Eresma junto a Berna. Lo que me extraña es que esté Berna.
En 2009 fui un día a donde trabajo y no tenía que haber ido, eso me dijeron. Vi que tenía diez euros y me fui a un Rodilla de un centro comercial. Estuve mirando los sándwiches del expositor. Pedí una lata de refresco. Me senté. Ponía que no se podía fumar. Aguanté dos horas y luego fui a buscar a mi madre. Estaban con felicitaciones navideñas y no sé qué en su empresa y me dijeron que ella había salido a un bar a repartir lotería. La vi y me acerqué. Quería que me diese pasta para videojuegos, pero ella no me veía. Este indigente dice que la conoce, doña Maria del Pilar. Sí, yo soy, Pedro (entonces me llamaba Pedro). Mi madre dijo que yo era su hijo y que iba desaliñado porque era poeta o algo, me preguntó por qué no estaba en el trabajo y dije que no había, que me había confundido yo. Yo iba siempre muy limpito, no sé por qué decían de indigente. Siempre he tenido cara de niño o niña. La verdad, los sitios en donde mi madre es marquesa son los peores que la civilización ha hecho. Don Pedro, don Pedro me decían, y luego se reían cuando no estaba mi madre la marquesa, don Pedro el poeta, dinos unos versos. Por favor, yo quiero una clara. Para ti no hay, don Pedro. Que os den. Que te den a ti, don Pedro, que te folle una fruta. Es lo que voy a contar hoy en el programa de Arturo: Literatura, vida, mundo, persona y cartas desde el más allá. Se llama así ahora el programa. Estoy de colaborador y a mi lado está el marqués de turrón y la familia de Quevedo. Yo sólo lo que tengo que hacer es ir de negro, decir cuatro tonterías que luego, al final, termino diciendo otras que las que había pensado, romper la camisa y cantar la canción esa. Y así día tras día, mi coronel; día tras día.
.

11 comentarios:

Rai Robledo dijo...

No tengo palabras

Alberto M dijo...

hola Rai!

Tesa dijo...

Cuidado, que se empieza de colaborador de esos programas y se termina de portada en cueretes de Interviú.

Besos varios.

Alberto M dijo...

eso me debería pasar, Tesa. Yo debería ser la novia de España y no la Campanario, Aído, Boris y Belén. Está todo el mundo confuso, tía. Mira, hoy vengo de la carretera y nevando y eso y, mientras, es en lo que he estado pensando, en los cueretes, joder, en las buenas cosas que puede ofrecer España al mundo y no, no sé, me lío. Esta tarde a lo mejor escribo un algo.

campesina dijo...

Alberto querido, feliz fin de año para ti y España, me imagino todo más lindo allá, todo blanco y frío, aquí el calor confunde más todavía, aunque no lo creas, y yo echo de menos el invierno..

un abrazo largo

campesina dijo...

Alberto querido, feliz fin de año para ti y España, me imagino todo más lindo allá, todo blanco y frío, aquí el calor confunde más todavía, aunque no lo creas, y yo echo de menos el invierno..

un abrazo largo

Alberto M dijo...

Pero Campesina, si es que España es horrible. Por eso me ha dado por escribir sobre España, porque antes quería que los escritos fueran sobre mi pueblo, que se llama Valseca, y resulta que, desde allí, en la fuente el pájaro, veía a todos los caídos y a todos los gobernantes de España siempre con su no escupa sobre mi trigo o su no fume tampoco en el pasillo.
El alcalde de Valseca y el presidente de España son una misma persona borracha de poder viendo la publicidad y el telezapping, los teletienda, y con un libro de Borges encima de la mesa de entrada, y los mendrugos que tienen al lado poco, más o menos pero, en Valseca, eso puede pasar y es de lo más normal (lo raro es que uno no termine colaborando en algún sentido colateral o de mierda), lo malo es que sucede por cada pequeño rincón y siempre tienen la misma cara y la misma espalda y, claro, hasta a veces tenemos, porque no se puede estar todo el rato dándole excesos al cuerpo para quedarse dormido y también bien despertado.
España y Valseca son como una fiesta de disfraces dentro de un McDonalds de la sierra madrileña.
A mí me gustaría estar por tu zona un tiempo, pero primaveral, tiempo primaveral y festivo!
Un abrazo, que menudo rollo te he soltado

campesina dijo...

jajajaja...muy buen rollo, Alberto, todos terminamos colaborando en algún sentido de mierda, no hay cómo darle bien al monstruo.

Mientras pensamos, reserva para septiembre, aquí serán las Fiestas Patrias (o sea el aniversario de cuando nos independizamos de España y nos entregamos directamente al poderoso caballero don dinero), pero habrá brisa y flores y la temperatura será muy agradable...

besitos 2009

Alberto M dijo...

oye, campesina, mira que... reservo eh!
:)

Besos de cuasi2010

Sirena Varada dijo...

Acaso las firma el diablo, pero son para un ángel.


Besos

¡Oye, pues no quedó mal! psssssssss...

Alberto M dijo...

Este?: O:)=

(Asias!)