jueves

Martes@gemucha.con 1º


Hola. Mi nombre es Carmen. Soy una muñeca rusa y, cuando soy abierta, otra ocupa mi lugar. Se llama también Carmen. Ninguna de las dos deberíamos estar en este sitio.
Han puesto un ordenador y me levanto cada martes a escribir un blog como terapia. Desayuno todos los días calcio. Estoy perdida. No. Tampoco es un sitio. Pero una persona que no se ha levantado todavía reconocería mi manera de vestir porque se parece a la de la otra Carmen. La otra Carmen limpia el suelo y espía a un gato. Si supiera que ella va a levantarse temprano yo no desayunaría. Echar monedas por la boca al apretarse la oreja es una manía que tengo y he oído redoblar campanas donde finaliza un árbol en cada imaginación que es el pico con hambre de un pájaro. Cada palabra sería un túnel por el que pasa la de antes. Siempre hay una primera palabra y siempre es la de un tonto.
Los martes me gustan porque mi amiga no tiene ganas de levantarse y dejo el suelo donde está para pisarlo. Las monedas que me salen de la garganta son de juguete y brillan como cucarachas bajo una lámpara. No. Tampoco es cualquier cosa distraída. Lo que no tiene importancia es un hombre que viene y hace que nos sigue. Escribe que nos ama en un ladrillo usando un dedo inventado.
Salí de la máquina del tiempo de mi psicólogo con mucho jet lag. Lo malo es que no había ningún sillón en esta cueva repleta de mamuts.

Sólo el ordenador es un día de hoy y cada martes el salón donde puedo tener un rato para mí. Jugando aprendo que no existe aún el año 2015, que la cabeza de mi roedor es una excusa que uso para decir cosas que no tienen sentido. Es que no va un programa y no me explico qué significan las flores puestas en la sala de espera de los aeropuertos.

Otro día voy a hablar de la otra chica siempre que no se me adelante y lo haga ella de mí. Si no supiera que la estoy esperando yo no haría hoy nada y lo peor del mundo es que es martes. Lo voy a escribir en cuanto tenga un rato libre para ver qué me sucede cuando lo hago.
Mañana será el día del espectador y cada una ocupará una butaca distinta.
Pero esa es otra historia y no me gusta en absoluto esta: mi primera publicación, así que la borraré dentro de unos días.

Atentamente,
Carmen uno.
.

1 comentario:

gema segura dijo...

quiero saber la historia de el personaje. Hay mucho despiece y así no se por donde orientar...

por cierto recuerdas que estuvimos hablando de mil esritores?
mandame algún nombre que ayude a refrescar mi memoria de pez!!
muak