jueves

Breve historia del punk oída en la calle

(el intento de traducción es mío)

Hace un minuto ha aparecido en el cielo la radiografía de un caimán. A los dos segundos y dos décimas ha caído un manojo de almendras. He encendido entonces el ordenador pensando en una ardilla. La tormenta ha cesado mientras windows arrancaba y las virutas de un enorme rayo han brillado en el pulmón de unas nubes. Le he preguntado a mi padre qué pasa si has estado muchos años ciego. Para cenar hay pescado, ha dicho ella.
Donde empieza por arriba la calle san algo hay unos perros debatiendo el origen de las piedras.
- Ni una cosa ni la otra. A ver si nos vamos a acordar de un guijarro el día del árbitro, quita...
La invitación para una boda que he recibido en mi dirección está destinada a un mamarracho con cara de cerda.
En las manos, con la delicadeza que entiende, un niño al que llamo castañuelas trae una piedra a la que él llama córnea de caballo. Quiero jugar con ella. Le digo que me llamo Una Ranita. Me dice que ya lo sabe. Como cada piedra en la mano de un niño es una excusa a punto de nacer, él ha dicho que hoy no va a cenar pronto como siempre.

El día quince de julio de mil novecientos quince recibí una carta del ayuntamiento diciendo que trate bien a los perdidos.
Un perdido es el catalejo roto de una colonoscopista. El bar Las Vegas, en el barrio del Pilar, está cerrado por vacaciones.
En la sinagoga de la esquina a Barco han puesto un farol para rezar a los dolores de cabeza. Funciona echando un euro con cuarenta y siete.
Cuando los padres de Ascensión aprendieron el número once había las mismas lentejas en el plato para cada hijo todos los días del mes. Un mes entonces duraba un huevo.

Esta noche hay pescado para cenar, yo ya me he cansado de sujetar una piedra y el niño de las alucinaciones sigue aquí preguntándome por qué en mi habitación hay el póster de una rata.
.

2 comentarios:

Tesa dijo...

¿El niño de las alucinaciones te ha dicho eso de la peli de que "veo muertos"?
Hay que ver
...que ya está muy visto
¿Cómo lo ves?

:)

Alberto M dijo...

Carayo, si es que me repito como que hoy voy a comer morcilla, reina.

Lo veo mirando. Y miro y miro. Joé. Sigo en ello. Yo creo que no son malos, que sólo tienen un mensaje que darnos. Como este al que le falta una oreja y un ojo. No es malo, feo como una cárcel sí, pero malo... bueno, sí, es un poco cabrón ¿pero malo? :)