domingo

verano de 1981


En la consulta de mi psicoanalista hay un muñeco que dice el futuro junto a una foto de un páncreas. Hay una caseta de perro hecha con cajetillas de medicamentos abiertas y un tambor que se toca para olvidarse de que hay que llamar a la policía. Hay un árbol postrado ante un felpudo en el que pone Welcome y una niña con oro en las cuevas de la nariz que informa de los cambios de temperatura que se producen afuera. Hay una frente metida en cada bolsillo de la bata y un extraterrestre que se llama Abraham sentado en una silla eléctrica.

Mi psicoanalista usa como diván el ataúd donde se echa la siesta. Tiene atados unos hilos que salen del techo en los fines de los labios y, cuando se agacha, sonríe. Se llama Pedro pero todos sus pacientes le llamamos Pedrín.
En la consulta de Pete hay una vaca lechera que padece insomnio y una réplica a escala del planeta Xena, es fácil ver deambular a un hombre de La China que vende flores o a un notario cansado de dar abrazos a la gente.

La mesa a la que le digo que he soñado con una mariposa yéndose tiene un cenicero lleno de cabezas de aves y a una familia pidiendo auxilio al cajón vecino. Hay un trapo con cara de loco que sirve para secarse las lágrimas y un interruptor que se llama Dos personas. Hay gente rezándole a un túnel y una vía de tren con pares de remos atados a cada lado.

La niña de la temperatura dice 26, 28, 12... Las paredes que dan a la consulta han sido barnizadas con sangre de gamusino.
A la puerta un mocito, que es una luciérnaga que ha inventado el mundo, afila un puñal en la espalda. Dice si la cita ha caducado.
Al pasar tienes que cerrar los ojos y aguantar la respiración debido al napalm.

El oficio del hombre es sostener los signos de interrogación en la cabeza del otro. Yo sólo le cuento lo que le contaría sentado en un columpio a una chiquita con el pelo rizado que conocí al sur de Bioko en el verano de 1981.
.

6 comentarios:

Tesa dijo...

Yo le contaría a ese Pedrín hasta la última peli que he visto ayer en el cine.
Que soy una largona, yo, ya sabes...

Besitos

Alberto M dijo...

ya tiempo sin verte! yo hoy me voy a ver una de kung fú.

Un besote.
PD: largona?

Tesa dijo...

"Milenium: Los hombres que no amaban a las mujeres" he visto el sábado.
Muy buena. Te mantiene atenta todo el tiempo.

Largona=charlatana... que le cuesta mantenerse en silencio...
:)

Alberto M dijo...

The Adam´s Family (la 1), una gran película sobre la posibilidad humana y el amor a las macetas que nos corresponden.

Sé estar en silencio pero puedo creer que lo otro es vivir (y empezar sin parar hasta unos días siguientes.)

Bellaluna dijo...

Me parecen cambios de temperatura demasiado bruscos. Las imágenes -suavemente enloquecedoras-, sin embargo, tienen lo que hay en otros poemas -como este- de Ginsberg o Dylan. Estoy nerviosa. Justo para partir.

Beso largo (que te dure hasta septiembre)

Luna

Alberto M dijo...

Tardé mucho en hacerlo, Luna, aunque le he cogido el tranquillo para otra vez y sí que me noto verde al leerlo. Vi que no podía manejar dos cosas usando como excusa una consulta y me obligué a expandir el marco intentando que no se me pirara.
Una vez, en la universidad -incomprensible época-, me pusieron un examen en el que la pregunta era la fotografía del despacho de Freud. Entonces intenté establecer textos del dadá y luego Breton, y usé como paradigma la cosa cartesiana para tratarlo sobre las investigaciones de Joseph Lacomme -y sobre su figura (en un alarde)-, que había descubierto en un libro de otro francés.
Creo que me lié, pero no me pusieron una mala nota, al contrario.
Mientras, utilizaba calmantes y tenía familia. El mundo parecía otra cosa y claro que lo era.
Es adonde quiero llegar:
Partir es una solución.
Me alegra mucho haberte conocido y, ya te he dicho, esperaré tu vuelta.
Ese nervio que dices es alegría que no se conoce aún.
Otro beso largo con anís.