miércoles

2001 de mayo, oséase, en esta época, pero cuando los diarios


miesrda, las 18:51 de 1997!

Teníamos cosas y las contábamos con gestos más vivos que ellas, como si resultara del conjunto nuestra vida o lo otro, los errores o tan sólo su premura. Teníamos cosas y las destruíamos para que no las vieran nuestras novias, las de algunos, pero más las que no existían: las nuestras.
Teníamos cosas, esquizofrenia y ganas, y teníamos al diablo en su cuarto adorando un póster de River Phoenix, dejando de lado nuestras vidas, a la vez llenas de prisa por todo (y algunos para morirse también) pero no teníamos nada sobre ninguna coartada.

Teníamos cosas, la respuesta y algunos tenían la voz, que sólo era afirmada en los susurros de aquellos que no la teníamos.

Teníamos corredores de los que sólo volvía de pasada nuestra evasión (y volvía a dar un beso a la niña, a la madre o la sobrina o la otra, que nunca se despertaron ni vinieron a vivir a nuestro cuento).

Teníamos enajenación, tele y libros, y un cuarto con polvo, estanterías, cigarros y, a veces, nosotros, sin decirnos nada que no fuera: Mañana quizá vaya a la compra o Es malo para la tensión.


Autor: Esteeeeee...
.

2 comentarios:

Tesa dijo...

Era como ahora, pero sabíamos soñar.

Besos

Anónimo dijo...

antes la gente con la que soñábamos era más sensata, Tesa, eso es cierto, pero ahora también sabemos soñar.
Leñe!

Besoku de prontoenjunio, As de mangas!