domingo

Marzos 3

A Hölderlin, con amor (y también a Inés, que cabe)


Mi casa es un loco que se llama Aurelio diciéndole palabras a una alfombra mágica durante los domingos.
Durante los domingos la casa permanece abierta a los rayos de luz de la encargada de recoger cada uno los demás días de la semana y meterlos dentro.

La encargada es una señora que no ha cumplido los veintidós años y duerme bajo una alfombra donde se tapa de las voces. Llegó aquí de la manera en que un pensamiento aflora en la coronita luminosa de los abades, y el loco que se llama Aurelio la llama Invención porque él lo ha inventado todo salvo a la persona.
Ella no tiene nombre y por eso su dedicación la pertenece. Ella es en el loco el sol que existe en los niños ciegos.

El loco que se llama Aurelio dice palabras tan suaves que a veces siquiera salen de su boca y cada una es una alfombra con su nombre bordado metida en un sobre fabricado con tres billetes de quinientos euros.
El loco que se llama Aurelio repite su nombre y las cinco vocales se caen sobre los carteros en bicicleta que salen en las películas de Jacques Tati.
El loco que se llama Aurelio no se ha imaginado de mayor viendo una película en el cine. No se ha imaginado nunca que el cerebro que sostiene con un dedo imaginario cruja como palomitas de maíz recién sacadas de una máquina expendedora.

Los domingos la encargada está asustada y quiere descansar en la estrella que tiene porque la procura.
El sol es un demente que va al cine a dormirse desnudo en las cabezas de los padres. Su ropa está hecha de agua y siempre la deja a la orilla de donde acaba un río.
En mi casa un río es un domingo que no ha acabado y, dentro, cada alfombra tiene su palabra mágica.

La señora que no ha cumplido los veintidós años siempre nada cuando puede porque no sabe que el sol según Aurelio se cae y es para electrocutarla. El loco, entonces, sonríe durante la noche que se ha inventado para curarse y, en la oscuridad, sus dientes bailan como un corro de primates y brillan como herraduras recién estrenadas. Allí él puede oír a la gente que le llama El loco Aurelio chocar una con otra tratando despavorida de huir de ese lugar.

.

29 comentarios:

~ Vassilaco! dijo...

El acuerdo se firma en la cama, dónde más podría ser?
Gracias por la visita,
distante amante.

Tesa dijo...

En mi casa, las alfombras fueron declaradas non gratas.
Ahora quien quiera volar, que sueñe
...y nos ahorramos pasar el aspirador.

Alberto M dijo...

Vassilaco, distante amantísima,
yo firmo donde haga falta bien sea cama, mesa de cocina, silla, taburete, parqué, patatal o coche en ruinas... y, si he de domeñar, lo haré a conciencia para mejoría del grafitti.
El caso es, como bien señalas, la cosa del acuerdo que, a mí por este rato, me amajara.
Muchas gracias igualmente por caer por aquí, que es, por supuesto, también tu casa.

Qué sabias tus palabras, Tesota. El aspirador suele ser un intruso comehormigas ciego que no deja dormir a los acostados de mañana.
Lástima no poder cometer la maldad que tanto nos gusta de barrer bajo la alfombra esa que, cuanto más buena es, mejor acoge la tiña. Un abrazo.

Abutita dijo...

Cucúú...

Hola Albertito-Albertucho... ¿ Qué tal? Me alegra leer tus palabritas, gracias por la visita a mi blog, que no es ni muchisimo menos tan sofisticado como el tuyo! Son geniales tus entradas, muy originales.
¿ neurolepticos? jajaja. Pues sí que son amigos, recuerdo en la facultad como haciamos maravillas con el haloperidol...mi profe de psquiatría nos contó que curaba el mal de amores...
Cien besos desde Granada

Alberto M dijo...

Trás! (con tildón), que dijo el ogro.

Me ha alegrado mucho que te guste el blog, Abutita -no tanto como el hecho de tus palabras, pero sí que un poco de ellas sean sobre eso- (sigo opinando que "sofisticado" es otra cosa y que el afortunado he sido yo por asistir al tuyo).

Y a todo esto:
Ojalá pueda contarme qué Demonios -no se pueden llamar de otra manera y es bastante prioritario usar en este caso la mayúscula- hacían en clase con el haloperidol.
Madre, me voy a santiguar una miguina, que falta me hace.
Usted me ha sacado completamente de mis pocas casillas, y me ha dado un motivo estupendo para hoy, es cierto. No digo que voy a prometer escribir unos blogs sobre los neurolépticos porque si no, cuando me ponga a ello, no es que no lo vaya a hacer, pero terminaré hablando de la guerra de China contra Pekín.
(Me lo dejo pendiente, a ver si puedo ir cruzando los cables de estas promesas de comentarista...)

El mal de amores, cachi en algo. Ahora mismo necesito, como mínimo, 50 gotas (bendito profe).
En cuanto se me pase voy a volver, eh granaína.


Otros tantos besos desde este pueblo esmirriado, madrileño y, ojalá, segoviano.
Ay

Bellaluna dijo...

A mí, las señoras de 22 me parecen fascinantes. Sobre todo enfermas de mel de amores y sobre todo.

Y si son algo locas, como yo misma, más.

El beso,

Luna

Sirena Varada dijo...

"El loco que se llama Aurelio dice palabras y cada es un alfombra con su nombre bordado metida en el borde fabricado con tres billetes de quinientos euros". Ten mucho cuidado, querida criatura: nunca me he fiado de la gente que dice palabras. Y lo de llamarse Aurelio no arregla las cosas precisamente.

Abracito

Alberto M dijo...

Bellaluna: ¿Enfermas de miel de amores??

Sirena: "...metida en el borde ¿?..."
(que no, que tampoco me fío de la gente que dice palabras).

Os quiero igual eh, pero hoy no os entiendo. Mañana os cuento si tal.


Besos, abrazos y chupetones para ambas. (Y eso que yo soy muy poca cosa eh).

Alberto M dijo...

Luna: sabe que la aprecio y eso. Usted es renegada, mucho. Yo tenía un juego del amstrad, el Renegade, en el que tenías que ir dando patadas a las bandas malas y luego luchar con el gran malvado. Todas eran bandas de chavales frívolos y que caían de un solo golpe-patada-puño.
Hasta ahí, bien.
Usted es loca, mucho. Las mujeres, en esa edad mozas, de 22 años.
Yo no tengo nada que decir.

Sirena: No tema, mujer, en el abrazo impío, que desde que me rompí ya no me pasa, ya es como un puñado de cristales hechos de agua.
Me voy a mirar desde lo del lirismo que me dijiste. No me va, pero creo que he mejorado. Ya no me pongo tan cretino, aunque algo sí. Cada vez hablo más pequeño y voy a seguir. No es una contradicción. Conozco veinte poetas y dieciocho y medio son bobos, idiotas, jilipotas...

Abutita dijo...

...jajaja me hace mucha gracia como escribes!!

Por cierto, no soy Granadina, vivo aquí porque aquí trabajo (en ese mamotreto feo al que llaman hospital) Soy de Ronda, Málaga, el pueblo más bonito de Andalucía.Ya lo dijo Rilke, que aunque poeta bobo, idiota o como lo quieras llamar, tuvo a bien andar unos años por mis montañas, y mirarlas y sentirlas.
Besos desde el Sur

Abutita dijo...

pd. Decía mi profe que el amor no es más que un estado obsesivo, psicótico y absurdo. Una mala pasada de nuestros genes, que quieren prevalecer por encima nuestra. " Así que, queridos alumnos, cuando aquejen este mal, unas gotitas de haloperidol. o una ampolla en vena, le aliviarían tan estupido y doloroso estado"
Nunca llegué a probarlo, no porque no tuviera mal de amores, pero algunos sí que lo hicieron... Y no sé si funciona del todo, pero dicen que te despiertas como nuevo.

MAs besos

Alberto M dijo...

Abú, me abres los ojos definitivamente. Y que sepas que de chavalín estuve un día en Ronda. Después de esta información, he pensado, locamente, que, a lo mejor, ese día de verano en que estuvimos unos chicos en unos columpios, te vi. Como he considerado esta idea loca me he decidido por leer a Rilke antes de acostarme, que me pilla más a mano.
Pero me abres los ojos, porque yo eso que me han dicho de que sea de psicosis es mentira. A mí me ha pasado exactamente eso que has dicho citando a tu profe. Yo tenía mucho mal, mucho, de amores.
Es que es mi sino.

Pues no te creas, aquí el que te Ronda de Málaga, oye, me he tomado ya una gotinas. Pocas eh. Yo me tomo las justas -de cuatro a doce (gotas, no horas)- y con eso unos whiskillos me puedo enchufar muy bien sin problema y reaccionar normal y escribir normal.

No, hay que tener cuidado porque -pongamos que manejamos a la perfección las otras de los efectos secundarios-, pasándote, puedes llegar a despertar nuevo de verdad y eso ya es un tema delicao.
Aunque es mejor el haloperidol que toda esa cosa revolucionaria que están sacando -lo de los atípicos-, a mí uno una vez me mantuvo la sobriedad y era coherente a la hora de hablar y eso, pero me sumió en una tristeza horrible. No, los risperidona y esos no curan el mal de amores, lo son.
No me enredo más, Abú. Es que me tiras de la lengua eh.
Bueno, finiquito, ojalá, como la canción de La Mode, tú fueras mi enfermera de noche, que eres vida, y muy ratona y no las que me tocan que, bueno, hay excepciones siempre (Qué ganas de ponerme malito, leñe).
A mí, oye, me has desmontado,
malagueña valerosa.
Y no me hagas caso de esas cosas que digo de poetas y eso, que son tonterías mías.

Bellaluna dijo...

También, de miel, de mal, ¿qué mas da? Enfermas... de enfermedades buenas.

Abutita dijo...

Puede ser...De niña pasaba mucho tiempo en los columpios... subía y bajaba, a la orilla del Tajo, gran desfiladero....Todo un lujo que teníamos los niños que tuvimos la suerte de nacer en la " Ciudad soñada" cuando aún no existían las consolas...
Luego me vine a la facultad de medicina de Granada, y aqui me he quedado...Ya no me columpio por las noches de verano a orillas de los balcones del Tajo...Este verano tuve que cambiar eso por columpiar el fonendo y las neuronas.Pero en fin, es un trabajo bonito aunque cansado. quise ser psquiatra, pero temí pasar la vida buceando en mentes enfermas...Conociendome, me hubiera dejado llevar... Así que hago medicina de familia, que también tiene mucho de psquiatría, pero sin unidad de agudos.
Nunca he probado la rispderdona, pero lo haría si aumentara la concentración!!1 Uf!! esa es mi gran carencia!!! jeje. Lo del mal de amores siempre, sino, qué sería de esta vida? Ay!de los que no lo tienen!! Y ay de los que lo tenemos....

Mcartney dijo...

No entiendo nada.
Quizá otro día.

Anónimo dijo...

Cabroncete, esta semejante criatura con sus imagenes purgantes...


Muy bueno

P

Auxi González dijo...

Pues yo sigo enganchada a tus marzos... Espero que tus marzos no se detengan a pesar del mes de abril. Besotes.

Alberto M dijo...

De bien de amores, Luna.

Bastante tenemos con nuestras mentes propias -incuso cuando no las tenemos-, eh Abú (la próxima vez que vaya a los columpios, miraré) Un beso!

Los días que quieras Mcartney, aquí estamos. Un saludo.

Cabroncete: ¿Isla...?

Auxi querida, estos lo que pasa es que me salen cuando llevo unos días algo aislado y bobote, pero seguramente tendré más días de esos, y en vez de marzos, si me ocurren este mes, serán abriles, claro, que además tienen la alegría de cuando se usan para decir los años. Que vivan los abriles!
Abrazorks, y gracias.

El hada del Sur dijo...

El surrealismos se queda corto con lo que colocas en tu post. Trato de entender lo que quieres decir y me ha pasado muchas veces y al final interpretas lo que te parece.
Diferente amigo, unico pero sigo perdida....Un abrazo amigo

Alberto M dijo...

Pero siempre interpretamos lo que nos parece, amiga Matilde, y lo que se parece también.
Una lecturilla sólo, doctora.
Un abrazo.

meim dijo...

Marzos y Abriles
huyeron juntos
buscando Mayos
florentiles
calidos
apaciguados
Lunas y soles
alumbrados
bailaron unidos
Sonrie en noches
azules, el pensamiento
Besos, Criaturilla,
Yo...

Alberto M dijo...

Un beso, Meim.
Toi que caigo de sueño totality.
Abrazo.

Abutita dijo...

Hola amigo!

Amores? Jeje, sí, si contamos los animales, tengo muchos amores. La verdad es que el corazón siempre fue mi punto débil,. y se lo entrego a cualquiera al mínimo... Qué vamos a hacerle, soy un ser de sangre caliente.
Espero que hayas podido realizar tus viajes, aquí en el Sur llueve y llueve...
Besos

xrisstinah dijo...

Premisa número uno: Haz el favor de dejar de ligar sin mi permiso.

Tu suegra

Premisa número dos: A veces casi te entiendo, pero luego recuerdo que con Dalí me pasaba lo mismo y no era un inconveniente para que dejara abubillada contemplando sus escenas pictóricas, y entonces te perdono por el lío que me formas en los cerebros y otra meninges.

xrisstinah dijo...

jopé, siempre se me caen letras y se me quedan las expresiones ininteligibles, corrijo la errata:
quería decir que Dalí me dejaba "abubillada" con sus pinturas. Espero que no te ofenda ser comparado con ese señor en cuanto a impresiones sensoriales. Si te ofende, te devuelvo todo el dinero que me has pagado por hacerte comentarios.
:-p

Anónimo dijo...

Jolines!! Ya hemos pasado del 15 y esto es cauce seco...no no no
Adriana

Alberto M dijo...

No pude Abú, por la nieve. Pero habrá otra ocasión. Muchos besos.

Xriss (siempre me han querido mucho más las suegras que las otras, claro): No digas esas cosas así en altavoz que te quitan de extender recetas y... anda que no te diviertes tú con lo de las recetas!
Lo de la guita ni hablar, en cuanto me cure -que ando pachucho- nos sacamos unos billetes a Alicante.

Hola Adriana. Sí. Ando pasota con la criatura esta. Ya volveré.

jal dijo...

El loco Aurelio es como el viento del poniente, más madrugador que la madrugada... Sólo puede anticiparse a sí mismo en todo lo que calla.
Tremendo poema, Al. Me fascina la facilidad que tienes para contar una historia sin principio ni fin, pero en la que suceden cosas extraordinarias. Ojalá investigues este don tuyo, amigo.

Un abrazo

Alberto M dijo...

en ese momento pensé que sería buena cosa hacer unos cuantos bajo esa estructura, pero luego no sé por qué lo dejé. Abrazo!