miércoles

Las palabras (y II)

.
19/XII/06


He cambiado la foto de la pantalla del ordenador. Son unos tulipanes cogidos en contrapicado dejando el azul del cielo al fondo y de cerca el amarillo de ellos, como si de soles con pétalos hablase. Antes he bajado a por una cajetilla de tabaco. Mientras uno se asea deja al otro a la orilla de un mar donde sólo las olas saben de la vida. Uno se peina, poco, después de la ducha y afeita y, después de vestirse, sale. He decidido empezar ahora y también después de las fechas que entran, porque se empieza a cada rato y tomaré lo demás como cuando venga, de a poco, como quien se queda sentado enfrente de una televisión apagada, y luego llama alguien al teléfono. Un amigo desconocido te da el pésame porque la conocía.
Hablo con mi loro. No es un chiste metido en una jaula como lo ven los malos, sino alguien que me dice lo que debe y, en cuando, lo que debo. Le he limpiado y he puesto café, y también fregado un poco. Soy un muñeco de los Sims que, sin saber lo que hace, está en reprise y luego se sienta a decidir qué hizo. Teclearlo.

Cambio fotografías, la casa. Y cambio la pantalla del ordenador por unos tulipanes erguidos hacia el bien.



20/XII/06:

Me gustan los tulipanes. Lo demás es un matojo de nervios al que le suena el teléfono. La mayoría del mundo de la otra línea es alguien que no quiere hablar conmigo y pregunta por otro (mamá) o, “en su defecto”, otro más (papá). Digo que están sanos y que no se han muerto, pero que avisaré cuando ocurra, y lo haré desde la más absoluta miseria o necedad. Miro los tulipanes de la pantalla, al levantarme, y entro en su habitación. Abro bien la ventana para que entre luz. Luego miro la cama y los cuadros y el espejo y los santos y las fotos de nosotros. Todo junto me parece un sudoku muy complicado. Salir a la calle es lo mejor, con frío, por las mañanas, a una clase de tildes y comas para jubilados a la que me he apuntado. Son señores muy majos y a veces les leo algo y me dicen que es bonito, pero sólo escribo si me lo mandan. Hoy no había ninguno y he recorrido el pueblo bien agarrado al abrigo. He mirado lo poco de cosas que tiene este sitio y un abeto que han levantado, de poliespán, en la plaza. Me ha gustado porque para verlo de cerca tengo que levantar la cabeza como hago ahora con ella, aunque sea en casa y haya sólo un techo y una lámpara. Quiero cuidar de mis padres y no sé. La vida sin ella sólo son unos tulipanes en una pantalla y gente que me dice que lo siente y, a veces, que le han hablado de mí y que soy muy majo, y asiento la certeza replicando que lo sigo siendo aún en el caso de que no les hubieran hablado de mí sino de otro, aunque también sea yo.
Mañana voy a una clase importante. Me tomaré un café dentro, al lado del radiador y, a lo mejor, pienso de nuevo sobre qué es lo importante.



23/XII/06:

Afincarse, crear un sitio, entre la herrumbre, la gastronomía y el sexo. Acoplarse en la luz dada, así como un invidente se aprieta las manos. Morar tras el pellejo como lo que existe. Mas si sólo tengo voz y es tránsito lo que hace figurar tu eco ¿cómo dar casa a unos pies que acaso son el suelo que los permite?



27/XII/06:

A veces salgo a la calle por si estás, pero no te veo. Puede ser que sólo sea porque no estás. Pero tampoco sé si luego estarás y, por si acaso, salgo de nuevo. Así, entrando y saliendo, no me comen los monstruos ni tampoco las palabras.


.

25 comentarios:

No hay que asustarse dijo...

Entrar y salir... ¿He ahi la cuestión?

Alberto M dijo...

jaja, algo así, en definitiva.
Un abrazo.

Tesa dijo...

Te leo, Alberto, y me dejo mecer por tus palabras.
Será que tengo "buen oído" para la lectura, mas que para el escribir ¿recuerdas que lo hablamos?
Un beso, guapo. A ver si hablamos pronto.

Alberto M dijo...

Ando echando la mañana por aquí y leyéndoos. Tímido hoy, sin poner nada, cosa que me gusta hacer cuando estoy sereno.
Ayer me dejaron en Madrid porque mi prima tenía que ir al médico. Fui al hotel kafka, que es donde suelo caer, para tomar algo. Había una actuación y cosas de poesía. Algo como muy neoyorquino en esta ocasión. Y estuve con amigos y también sentado viendo chavalas muy guapas. Le di al drinking y luego me fui a mi pueblo.
Es maravilloso poder vivir así.
Y, cambiando un poco lo otro, luego, pienso que no existo.
Pero hablaremos.
Claro.

Alberto M dijo...

y leer y escribir es lo mismo, Tesa, para el oído. Como dos brazos, para el tronco.
No seas mala contigo.
Que te pego.

Tesa dijo...

Pegón...
:)

Yo te abrazo, ea.

Bellaluna dijo...

Los tulipanes no me gustan, porque son antesala coloreada de lo por llegar. Que suele quedarse en nada: al poco, pétalos por el suelo.

También a mí me sucedió: salir a la calle por si estaba y, como nunca, regresar disimulando, con pan debajo del brazo y tabaco en el bolso. Al fin decidí que esperaría la alteridad donde yo estuviera (estaba delante y yo sin verla).

Beso. Y dime.

Alberto M dijo...

Yo a ti, Luna, te diría lo que tú quisieras y en persona, pero no mejoraría la certeza que ubicas al final de tu párrafo.
Para mí fue sorprendente este asunto -que podría relacionarse, sobre todo, con mucho simplismo y resumirse en que uno sigue-, te diré, aprecio algunas cosas relacionadas con la divinidad porque ella lo hacía y no me creo para nada una persona católica. Estaba conmigo y siempre lo va a estar. Supuse entonces que me encontraba bien porque ocupaba el lugar donde habían pululado sus últimos átomos y, llegué a pensar -soy muy inocente, pero debido a algunos palos, incrédulo y en algún punto desconfiado- que los absorbía, se me ocurrió, como una especie de vampiro natural o.
Me crecí y supe qué es ser alguien.
Más tarde comprendí que estaba equivocado -perdona toda esta locura- y, luego, luego no tengo ni idea de qué he hecho. Hasta, con el paso de un año y pico, cambié la foto de los tulipanes por una que hice este verano en Ávila y pienso a menudo si un amor me puede hacer feliz sin descuidar que no sé hablar con mis compañeros si no creo en eso.
Pétalos por el suelo para pegar con imedio, usando tu muy acertada imagen.

No sé si he sabido explicarme. Estoy algo trasnochado y con unas décimas de fiebre. A lo mejor mañana vuelvo y se me ocurre algo más.

No me creas si no quieres, pero te aprecio mucho. (no sé si suena sentimentoliode). No se me ocurre más, reina mora.

Alberto M dijo...

Yo también te abrazo, Tesa :)
(Pero empezaste tú.)

Bellaluna dijo...

Te explicas. Y te creo. Aunque no haga falta. El aprecio es mutuo. Y no trasnoches con décimas ni centésimas, sino completo. Y gracias por esa cumplimentación monárquica y tan granadina y/o califal.

Sirena Varada dijo...

En un capítulo de Los Simpsons, Bart se halla en la mansión del señor Burns. Éste tiene una sala en donde puede ver lo que hace la gente del pueblo, ya que en todas las casas tiene instaladas cámaras privadas. En una de ellas se ve a Homer entrando en el cuarto de baño con un ramo de tulipanes bajo el brazo. Entonces, tras cerciorarse de que no hay nadie cerca y cerrar la puerta, empieza a devorar con fruición los tulipanes. Bart tras observar la escena exclama: “Ah, eso explica su misterioso viaje a Holanda”.

A mí también me gustan los tulipanes.


Muchos besos para la Criatura

Alberto M dijo...

Qué menos, Luna.
Trasnochar y la fiebre es un mismo vicio, infinitesimal vicio y amigo.

No recuerdo ese episodio, Sirena (y soy muy fan eh). A cambio sé lo que es tener cámaras por casa y también que los tulipanes, me enteré por un concurso de la tele, proceden de Turquía. Por el fútbol sé que los turcos están locos. Y por los locos sé que es estupendo para la salud que echen, en la hora de comer, Los Simpson.
Que tú me lo recuerdes ya sólo me lo puedo explicar vía divinidad.
Muchos besos para ti.

irene dijo...

Estoy en el curro, no veo los tulipanes, debe ser esta "caca" de ordenata, volveré un poco más tarde, desde casa, a leer tus Las Palabras I y II.
Mientras tanto te dejo un besito.

Si nos toca el gordo nos compramos dos pasajes para la luna, jajaja, yo seguro que ya no vuelvo, casi siempre estoy en ella.

irene dijo...

Las prisas no son buenas para nada, ¡Cómo voy a ver los tulipanes!, lo dices bien claro, están en la pantalla de tu ordenador, he leído "tulipanes" y me he puesto a buscarlos por el blog, ay, ay, ay, ay
Ahora, para colmo, acabo de darme cuenta de que lo que escribes, lo has rescatado de hace dos años, ¡dónde estarán los tulipanes ya!
Yo no tuve una relación tan estrecha como la tuya con mi abuela materna, a la otra no la conocí, pero la recuerdo muchas veces con cariño, hace ya muchísimo más de dos años que no está, ley de vida, y sinceramente, yo ya no tengo edad de tener abuelas, más bien de serlo, pero nada, mi hijo no está por la labor, y me gustaría.
Un abrazo, Alberto, disfruta con lo que tienes y sueña con lo que quieras tener, que tal vez vendrá, al menos yo te lo deseo.

Alberto M dijo...

Pues muchas gracias por esos deseos, Irene.
Mira, he buscado en otra entrada donde tengo una foto de esos tulipanes, para por si quieres verlos:

http://albertomasa.blogspot.com/search/label/Nico

Un beso

Las Lentejas dijo...

Los tulipanes son mis flores favoritas.
En noviembre planté bulbas, si todo sale bien, en mayo nacerán.
Te dedicaré uno, qué color, amarillo?
Feliz Navidad, Mister.
YolaIDA

Tesa dijo...

YolaIDA, polakita mía... las vulvas
son otra cosa...
:)

Alberto, que no te veo ná últimamente. Felices Fiestas.
Abrazado quedas.

Alberto M dijo...

De noviembre a Mayo, allá que sietemesino. Color amarillo será estupendo.
Feliz día y siguientes, Yolaida.

Estoy poco, Tes, y estupendísimo.
(También puede ser bulba raquídea -o es bulbo?-). Igualmente con las fiestas, yo sé que tengo pollo hoy y, me informan, pero que muy bien aliñado, en plan especial. Ya te contaré.

trilceunlugar dijo...

estas como un cencerro pero te tengo cariño.

Alberto M dijo...

Hombre, Rosa, yo, como mínimo, te amo.
¿Qué le voy a hacer?

Un beso grandote, y a ver qué tal se da este día y cómo nos procuramos la alegría.

El hada del Sur dijo...

Hoy un dia muy especial para todo aquel que le agrade la navidad. Programación cultural y social arraudales. Espero que te encuentres divino. Te mando mis mejores deseos de paz y amor y un feliz día de Navidad. Matilde

Tesa dijo...

El raquídeo ese es niño, creo.

Ya me contarás del pollO, también con "o".
:)

Bss

Alberto M dijo...

Hola Matilde. Me encuentro, te diré, no sólo divino, sino de esa manera que viene llamándose bomba sexual aderezada con un porte campesino, en ocasiones, por qué no, también algo "chanclas", pero un chanclas bien. Iba a ponerme a escribir una historia, pero no lo voy a hacer al final. A ver cómo se da el día de la mañana y, curiosidad de siempre, a ver si no ha desaparecido. Porque todo lo demás sí, y en esta noche, eso es para dejarlo agradecer -como ha sido y muy bien traído por la infatigable Tesa- con un buen pollo de los de la granja los cochinos.
Besos muchos.

irene dijo...

Me gustan esos tulipanes amarillos sobre el azul del cielo, lo que no me gusta es el cigarrillo, desde que dejé de fumar, ahora hace 6 años, estoy muy crítica con este tema, me parece un gasto tonto y malo para la salud, aunque reconozco que no es fácil dejarlo.
Mis mejores deseos para estos días, el año próximo y para siempre.
Un beso, Alberto.

Alberto M dijo...

Ay, Irene, pues a mí me lo han regalado ayer y no se han equivocado para nada. Pero seguro que lo dejaré.

Un abrazo fuerte para ti y a ver cómo se da lo que viene, que estas fechas parecen hasta vísperas de algo.