martes

Ladies in red (concurso valsecar, llegadas)


En espera de nuevas participaciones, el jurado multidisciplinar residente en el pueblo segoviano y de Canadá, Valseca, ha considerado prudente preservar el fallo de su muy querido premio inventado: 1er certamen de relato malo valsecar. Así, nos informa de los siguientes envíos a la redacción de LSC, donde nuestros alumnos de primaria evalúan desde sus pupitres, bajo premisa de mejorar las prestaciones culturales e invención del existente pueblo denominado Valseca, los siguientes relatos.

Desde Texas, con una colección exclusiva de muñecas de trapo, doce terneras en su haber, chupitos los sábados, messenger apagado aunque a veces está, y ya comprado el turrón de la navidad que viene, nos llega: El churro de escrito, por La castigadora YolaIDA:


Viajaba continuamente, sus trayectos cortos, no eran agotadores.
Llamaba frecuentemente a casa, y diariamente, en diversas ocasiones. Su voz más amable daba a luz preciosas palabras, transmitían amor, serenidad, abundancia y complicidad. En su maleta, grandes recuerdos de todos y cada uno de todos los lugares visitados. Había recorrido a pie calles, calles de pueblos, calles de pueblos y ciudades, calles de pueblos, de ciudades y de países. Aunque no le gustaban los souvenirs, compraba, para ellos. Esta vez decidió no adquirir nada representativo, no le gustaban las diminutas figuras de la Torre Eiffel. Le parecían antiestéticas esas pequeñas réplicas de bajo peso, en dorado o plateado, de llavero inútil. En el avión, su asiento 17A, le esperaba pacientemente a que un sueño reparador borrara de su retina las miles de figuras colgadas torpemente en aquella parada callejera. No podía dormirse. La auxiliar de vuelo le preguntó si necesitaba algo. Quizás estaba más nervioso de lo habitual, pero nada que no pudiera controlar. Se quitó corbata, aunque no se sentía ahogado. Se descalzó, aquellos zapatos nuevos le habían pasado factura. El cinturón de sus pantalones, se ceñía demasiado a su cintura. La mujer sentada a su lado, parecía incomodarse. Debía estirar su asiento para parecer estar más cómodo, giró su cabeza para comprobar que no molestaba a nadie, un solo divisó entre los dos asientos, a una niña con coletas que le mostraba una nevera portátil. Volvió a mirar. Ahora la niña la trasteaba sin piedad, quería abrirla. De rodillas en su asiento y girado completamente, ayudaba energéticamente a la pequeña en su misión. Arrebatándosela de las manos, logró abrirla. No daba crédito a sus ojos, porque no los tenía, estaban delicadamente colocados entre el hielo de aquella nevera.

Desde Chicago, con 1 kilo de gambas en el frigo para la próxima nochebuena, patatas fritas matutano detrás de la estantería, tres bufandas hechas, alguna excursión a Coney Island y cuatro flautas que una no va bien, nos llega: Entiéndelo si te atreves, por La infatigable Tesa:


El patio de la abuela era paso obligado para los gatos de la panificadora. Bajaban, cuando había ganas, a buscar algo para sus dientes entre los deshechos del gallinero. Qué pocas cosas aprovechables había allí para los mininos: cacas de ave -no se lea Avecrem- gránulos de pienso, mondas de manzana o restos del arroz de ayer. Ahí sí, entre esto último, era posible encontrar algún pedazo de piel de pollo, llegando antes que cualquier gallina pelirroja de las que vivían en el sitio. Pollas caníbales eran, que no hacían ascos a las sobras del guiso.

Dos gatas eran visitantes habituales, una negra y una gris. La negra tuvo la ocurrencia, un día, de parir en una caja de fruta, ya vacía, que había quedado encima del pozo. Fue un buen regalo, una mañana, salir al patio a jugar y encontrarnos la gata recién parida, con sus cuatro gatejos ya mamando. La tonta de ella hasta se dejó acariciar, menudo churro de instinto protector el suyo, como tantos nuestros, que dejan de ser instintos para ser prefabricados.

Recuerdo ese patio encalado de blanco y a mi madre tendiendo la ropa. Ahora es una abuela sin patio a quien le gustan las flores blancas.

And now, desde Miami, con un coche de bomberos de juguete, una dulzaina que hay que soplar muy fuerte para que vaya, peli los findes, arroz con sushi y bata,
Se me ha ido la olla con el comment, por La destructora Sirena Varada.

Los concursos y la cirugía siempre han ido de la mano. Aún me acuerdo cuando quedé segunda aquél día (lluvioso por otra parte). El doctor Cardiocentesis (le gustaba la nocilla, me confesó) me practicó una craneotomía urgente aunque no de urgencia. Durante el procedimiento me pidió que le deletrease la palabra "exuberancia" y yo dije con voz alta, clara y altiva: "E-F-E-R-V-E-S-C-E-N-C-I-A". Yo no estaba muy enfadada pero él un poco sí, la verdad. Para suavizar la situación alabé los efervescentes ojos de su enfermera y esposa (de segundas nupcias). Una vez suturado el cráneo y antes de despedirnos me preguntó cual era la capital de Francia. Yo contesté (deletreando nuévamente): "F-R-A-N-C-I-A C-I-T-Y". Siempre he querido ir a Francia city para ver el Big Ben, dijo él, melancólico, mientras miraba los efervescentes ojos de su señora. Eso creo que está en Inglaterra, repliqué yo (esta vez sin que mediase el deletreo). Ah, apostilló el doctor.


....................................................................


El jurado se une al inapelable grito de nuestros pequeños roedores residentes en la redacción de LSC: Felices post y más felices ustedes.
Que lo sigamos otro año (que estamos a nueve, pero acá ya ha llegado un Christmas de mañanita -thanks Zoila-).

18 comentarios:

Alberto M dijo...

No sé señoras, el jurado.
Lo que es yo, veo la cosa muy igualada.

Un garbanzo cualquiera, en un potaje cualquiera dijo...

Un voto para el "Churro de escrito", jamás había leído algo tan malo.

Las Lentejas, sino te gustan las dejas dijo...

Ole, ole!!!
Ya tengo un autopunto, quiero decir un punto.
Espero que no me nominen a abandonar el país...
YolaIDA, desde Texas.

trilceunlugar dijo...

pero si haces concursos y todo!!!
oye y dónde estás tú los miércoles que ya no te veo en el hotel?

Alberto M dijo...

Por supuesto que valen los autopuntos. Siempre son mucho más sesudos que los puntos de nuestro jurado, que son unos tíos que siempre están pensando en lo mismo, aparte del partido de hoy.
Texas mola!

Concursos, Trilce. A ver cuándo participas ¿no?
Los miércoles, querida, cuando no son los araos hay que espigar y, si no, atender la cuadra. Pero si un miércoles caigo en Madrid, me acordaré sin falta.


Bicos.

Fan namber güan dijo...

Yo voto por el relato de La Infatigable, por la inclusión a mitad del mismo de esa frase en arameo


¡Tesita forever!

Votante anónima dijo...

Mi voto para el texto de Sirena Varada, por su punto de casquería fina y su toque Berlitz

Morcillo de Burgos dijo...

¡Yolaiiiiiida! ¡Yolaaaaiiiiida! ¡Yolaaaiiiidaaaaaaa!

Tejeringa girl dijo...

Pa mi prima, la lente, por mezclar en la misma receta, churros con legumbres.

Alberto M dijo...

Digo hasta donde sé: En el pueblo empiezan a prepararse los fuegos de artifio y ya se manejan los nombres de varios candidatos/as para un pregón.
Uno de los alumnos, componente del jurado 3º, acaba de ser ingresado en la iglesia, lugar donde, se comenta, llegó a pedir caridad. -Con lo fácil que es pedirla en la prescadería- Pancratia dixit.

Berenjenas rellenas de soja texturizada dijo...

Pues yo voto por el autor de la entrada. Aunque no sea legal, prefiero que todo se sepa.

Carton de brik Letona, que hace crecer las tetonas dijo...

sisisisisisisisi
Yo tb Boto por el autor del concurso.

BEKARIA dijo...

Yo voto por ti, que eres más majo que bajo (y que todo y todos).

Besos!

eva dijo...

Y yo uno mi voto al de la Bekaria, y lo multiplico x 3 (así también vale, ¿no?)

Alberto M dijo...

Esto sí es democracia y lo demás un bluff de otra cosa.
Igual que no hay casi ninguna diferencia en un relato bueno y uno malo. A mí una vez me salió un relato bueno y me dije ostiaaaá. Luego me dije, joe, pues haces siete más y eran malos y me dije: ostiáaaa. Igual.

Por eso os voto siempre a vosotras eh. También de presidentas, autoras de los post también y de todo.
Vamos, de aquí a Guanajato.
Si no os mola, me piro a Valseca, que ahora me han vuelto a querer.

Además los jurados y las juradas están todos fatal. Si fueran sensatos harían otra cosa con sus vidas, aunque fuera jugar a las máquinas o yo qué sé.

Muchos besos.

Sirena Varada dijo...

jajajajaja... mi voto va ex aequo para:

-Morcilla de Burgos
-Tejeringa girl
-carton de brik Letona (son toda sus propiedades)

¡criatura, criatura! jajajajaja

Alberto M dijo...

ganamos todos al final, Sirena.

Alberto M dijo...

Un abrazo a todos.
Y muchas gracias.