jueves

Das erste Mal



Fui colocado a la altura de una vidriera, sentado, mientras el cirujano me daba la instrucción de que no perdiese detalle del cristal.
Después procedió a sajarme el ojo derecho con una punta, despacio, mientras una de las enfermeras hipnotizaba con un dedo el otro ojo, procurándome la suficiente distracción.

La labor de la enfermera, no obstante, no impedía que notase los trozos de retina que iban cayendo como viruta, traspasando el pantalón de pana y, en algún caso, pegándose a algún pelo del muslo.
El cirujano me preguntaba de qué equipo era.
Le dije que tenía un blog en internet.

Procedió a coser.
Otra de las enfermeras me tendió una ciruela. Me dijo que la metiera en la boca, que era cosa buena para tranquilizarse.

El cirujano acabó la bufanda y me dijo que le ayudase a extraer la pus cerrando el párpado fuerte hacia adentro, lo cuál me hizo figurar la posibilidad de cerrarlo hacia afuera.

Mastiqué despacio. La fruta era dulce. La enfermera -la misma del principio u otra- me pasaba algodones con alcohol por los bordes de la ceja. Me decía que, una vez abierto el ojo, mirase de frente, de nuevo y sin perder detalle, la vidriera del principio.
Mientras esperábamos que acabara de supurar me contó un cuento. Era de un lobo muy temido que vivía en la ensoñación de una niña, guapa y buena, dedicada a llevar alimento de la fábrica a su abuela.
Detrás del cuento podía oír cómo el cirujano sacaba sus guantes de plástico y ordenaba a otra persona tener listo el bol para el paciente.

La enfermera me preguntó si el cuento me había gustado. Dije que sí. Me dijo que lo había hecho ella. Que fue a un curso de escritura y muy contenta estaba con el resultado.

El cirujano se dirigió de nuevo a mí para decirme si quería que entrase mi señora. Es mi madre, corregí. Añadí que sí, que por favor.

Al entrar, mamá me dio un beso. Preguntó en general si había sido para mucho.

Coincidimos en que no. El doctor aconsejó que llevara el parche los tres primeros días y luego gafas de sol hasta la semana del 30.

Una de las enfermeras nos llamó a recepción.
Allí, finalmente, nos informarían de cómo habíamos quedado en el concurso.
.

23 comentarios:

Tesa dijo...

Este, mejor, preséntale al concurso valsecar de buenos.

Alberto M dijo...

Na, Tesa. Al ser parcial el jurado (y unánime) ¿Qué más da?

Atentamente,
diputación de la Junta de Castilla, a nombre de teniente alcalde y fecha jueves.

PD: ¿Estabas tomando cañas?

Anónimo dijo...

En qué concurso???? De que madre???De qué color era la bufanda??? Dónde estamos???¿¿¿Ocurrió en Valseca??? ¿¿¿Quién cose??? ¿¿¿QUién supura??? En fin, excelente como siempre...

Abrazotes

E

Sirena Varada dijo...

Como todos los grandes relatos, "Das erste Mal" adquiere pleno sentido justo al final.

Los concursos y la cirugía siempre han ido de la mano. Aún me acuerdo cuando quedé segunda aquél día (lluvioso por otra parte). El doctor Cardiocentesis (le gustaba la nocilla, me confesó) me practicó una craneotomía urgente aunque no de urgencia. Durante el procedimiento me pidió que le deletrease la palabra "exuberancia" y yo dije con voz alta, clara y altiva: "E-F-E-R-V-E-S-C-E-N-C-I-A". Yo no estaba muy enfadada pero él un poco sí, la verdad. Para suavizar la situación alabé los efervescentes ojos de su enfermera y esposa (de segundas nupcias). Una vez suturado el cráneo y antes de despedirnos me preguntó cual era la capital de Francia. Yo contesté (deletreando nuévamente): "F-R-A-N-C-I-A C-I-T-Y". Siempre he querido ir a Francia city para ver el Big Ben, dijo él, melancólico, mientras miraba los efervescentes ojos de su señora. Eso creo que está en Inglaterra, repliqué yo (esta vez sin que mediase el deletreo). Ah, apostilló el doctor.
Por cierto, ganó Theo Angelopoulos.


(PD. Ya se ve que tú si actualizas, Criatura, qué buen ejemplo me das)

Besitos

Alberto M dijo...

Buen viaje E, haya donde vaya. Y muchas gracias.

Sirena: Estos doctores del sesal siempre tienen el empecinamiento puesto en deletrear, en lugar hacer bien al común sentido propio que sí se halla en la palabra deletear.
Nos evitamos además con esto la erre de Robo, palabra muy extendida entre los grandes médicos que, desde Epicuro, ha dado la medicina general.
¿Theo no tiene voto aún, no? Lo que sí estoy viendo es que Michelle Obama va muy decente, lo que sólo nos dice que he planteado mal la encuesta de cara al tema chicos, aunque he de aclarar, en este sentido, yo, personalmente, prefiero a la Vallvey con mucho.
(¿Ejemplo? Tiempo libre, Sirena y nada más, siempre es una suerte que vengáis a leer y el colmo a decir: Qué pasa, que yo hoy te voy a contar una historia a ti -muchas gracias-).

Alberto M dijo...

haya donde vaya, E? jo -anda que estoy de jueves-.
Un abrazo.

Las Lentejas, sino te gustan las dejas dijo...

Yo quiero participar en el concurso, hazme un resumen de lo q tengo que hacer, mi niño.
Un beso, Mister.
YolaIDA

Alberto M dijo...

Se me ocurren un montón de cosas, Yolaida.
Yo qué sé. Tú escríbeme.
Beso.

irene dijo...

¡Jo, Alberto!, que acabo de cenar...
A ver, que yo me entere, ¿Quién ganó?
Ya volví de Galicia, a pesar del terrible, terrible, terrible tiempo que me hizo, sigue pareciéndome una maravilla.
En breve os daré la murga con unas poquitas fotos.
Besos, Bertín.

Alberto M dijo...

Ganó el bien, Irene. Como debe ser, aunque lleva.
(Ya cotillearé esas fotucas) Un beso.

Anónimo dijo...

Entrar en cualquier rincón de su página es como entrar en otra dimensión...
Creo que me falta conocer las coordenadas, aunque de tenerlas no estoy tampoco muy segura de saber usarlas.
Diviértase, no obstante. Tiene terreno.

Abrazo universal.
Fdo: Una Venus cualquiera.

Alberto M dijo...

Muchas gracias por esta generosidad.
(Tampoco conozco las coordenadas y coincido con usted en que eso no importa lo más mínimo).
Mientras, divertirse es una obligación.

Un abrazo.

xrisstinah dijo...

jjjajajjajjjjajjajajajajjajjajjjjajajajjajajajjjjjjjjajaaaaaaaaaajjjjjajajjjjjjaaaaaaaa


bueno, y también ja

Ya, ya sé que mis críticas literarias nunca han sido muy eruditas, pero es que has dejado sosos a Buñuel y Dalí así de un plumazo, o de un perrazazo andaluz, que viene a ser lo mismo.

Me has hecho llorar de orgullo (y de risa) hijo mío.

Tu interesada madre

Las Lentejas, sino te gustan las dejas dijo...

Antes de hacer nada, mírate el correo en hotmail.
Un beso, niño malo.

Tu interesada madre???
Coño, nos lee tu madre?

Con todos mis respetos, Sra., un placer.
Me presento, yo soy la conciencia, la tranquilidad personificada y la paz absoluta, estese tanquila, que el Mister, quiero decir, Alberto, está cuidado a mi vera, en buenas manos en este mundo de Dios.

Alberto, jodio, eso se avisa, no la agreges al messenger on line con Tesa, que te quita la ADSL!!!

Besos, Mister.
YolaIDA

Alberto M dijo...

Adorada e meu Xrisstinah... jo, no sé qué decirte. Que me alegro, mia mamma. :)

Claro que entra, Yolaida. El truco que uso es que se crea que soy mi padre, que escribe con mi nick todos los días acerca del espíritu santo. Con este método, tenemos misa todos los días, así que tan anchos, dándole al drinking.
PD: Y Xrisstinah -mia mamma- está agregada, pero es mala o, por lo menos, maldita y, claro, no entra. Ahora que me he vuelto a aficcionar... mecachis.

Besos muchos muchos,
vuestro Albertico.

BEKARIA dijo...

Ay!!!

Primo hermano de Buñuel, André Breton, y un poquito de "Operación Triunfo". Mola el cuentito, máxime sabiendo que aún cuentas con los dos ojos y buena vista.

Besos!!

Alberto M dijo...

Es para verte mejor (aunque parezca imposible en este caso lo de mejor).
Un beso.

Anónimo dijo...

Tü déjate de chorradas, que mientras sigmos metiendo más de tres (jopetas, que al final todo se reduce a meter cuanto más mejor (ehhhh, no me seas guarrindongo, puede ser meter más achuchones, que es mi especialidad ...), pues éso, que ahí estamos y se nos nota o nos notamos.Mola. Te ailoviu, enano.

2Win dijo...

sugoi! te leo saboreando maguro sashimi (sachimi de atún). como siempre, excelente. os echo de menos pero aquí no me quejo, vivo casi como dios. un beso gordo y un brindis antes de que vuelva.

Alberto M dijo...

Yo tb te ailovio, anónimo. Un beso.

Ya me figuro, Twigg, dándole al sachimi (usted sí que sabe). Beso.

hombredebarro dijo...

Amigo Alberto, sus surrealistas relatos son de alto interés sismográfico. No sé si conoce usted, quizás sí, el libro de Ángel Zapata titulado La vida ausente, donde se practica ese modo ornitorriliricosurreal. Pos usted, mal que está comparar, mejor.
A sus plantas de los pies.

Alberto M dijo...

Vaya! Pues, Hombredebarro, conozco el libro de oídas namás.
Pero me quedo con la referencia. Y agradecido, claro.
(A ver cómo nos empieza para los blogs el año que enviene.)

El hada del Sur dijo...

Como siempre, compruebo que tiene una forma de narrar tus historias que van enganchando al lectoR y a la vez se va uno perdiendo. Me encanta. Hace falta gente como tu, capaz de ver el humor en las cosas serias de la vida. Un abrazo guapo.
Matilde