lunes

Nueva sección Historias jilipollas, hoy: Yoko Ono y Los Beatles.


(esto es para una moza pequeñina que siempre está escuchando canciones de los beatles todo el rato y sin parar)

Hola John ¿Qué tal la fies?
Hey Ringo, tronco, estaba concentrado en una canción. Estaba pensando “El amor me llama, a mí me llama el amor” ¿Te mola?
Es la hostia tronco, John. Te he pillado inspirado de cojones. Si quieres te dejo. Es que están arreglando la habitación y no sabía si tomarme unas pintas o qué y, me he dicho, a ver qué hace el John, seguro que está ahí enfangado con su chismería. Si quieres te dejo y me voy con el Maharabusi.
Na na, es que estaba el Paul y los periodistas y he comprendido que debía abstraerme, pensar en el mar y eso, aquí. Mira, ahí viene el Paul. Joder Paul, oye, no me mola la canción esa que hiciste, porque nosotros no somos así ¿Sabes, Paul?
Es un amor mío, John. Tenía que hacerlo.
Yo tampoco lo he entendido Paul. No sé por qué te casaste con ella y tal.
Joder, Paul. Yo no me acuerdo de eso. ¿Me invitaste o qué?
Fue informal, John. Estabas pedo. No me atrevía a decírtelo. Además era otra con la que me casé, al final. Una prima suya, normal, apañadita. Me enteré cuando nos dimos el morreo. Coño, pensé. Tú no eres la otra.
Eh Ringo ¿Tú fuiste o qué?
No no, John, yo, no jodas, yo no fui. Yo estaba con la periodista esa del Squire y me dijo que si nos íbamos a la piscina y que me haría unas fotos entre las petunias y luego pasé. Eran cosas, Paul sabe, relacionadas con mejorar la calidad de vida de la gente pobre de nuestro barrio en Liverpool.
Joe, eso antes de nosotros era un puto barrio, pero yo estoy muy quemao porque no me habéis dicho nada. ¿En qué os he fallado, Ringo?
No sé. John está abstraído. Mira, esta es buena, la canción que está escribiendo. Sólo tenemos el estribillo de momento ¿A ti qué se te ocurre?
¿El amor me llama? Es pegadizo. ¿Qué opina el otro?
¿Quién?
Eso digo yo ¿Quién?
Coño, el otro del grupo ¿Cómo se llama?
Ostia Paul, me has pillao.
Que no, joder, Ringo. El que toca el chisme ese.
Ah, el George. Coño ¿Dónde está el George?
El George es una bestia. Joe, qué bueno es. No sé qué opinará el George de esto. A mí perdonadme que me he comido unos ajos, pero no son los de hoy los que creo que me están haciendo efecto, sino los de ayer, las wheels from london esos, lo noto por la experiencia.
Sí sí, esos eran los de... he tenido una genial idea, espera, mientras John comentaba esto. A ver qué te parece, Paul. Voy a escribir una canción sobre una mujer que se tira desde un tejado, pero al final, la salva el amor, que es un corazón que hay debajo en forma de colchón y voy a rimar corazón con colchón y, he pensado, así a vuela pluma, que cuando caiga, que será por el balcón, meto un camión que pasa por la calle y ya tenemos las todas las rimas ¿Qué os parece? A lo mejor es lo suficientemente gráfico como para grabar un vídeo con arte como el de in the stars.
Eh, eso está genial Ringo. Me pregunto qué opinará George.
¿Qué George?
Sí, George, la chica japonesa. He pensado que la podría cantar ella. Entiende mazo de estas cosas. La conocí en una exposición de arte.
No no, pero esa no es George eh, creo. Esa es ¿Cómo se llama...? Mira un periodista, le voy a preguntar.
Bien Paul, yo voy a buscar a George. ¿Y tú, John, qué vas a hacer?
No no, yo estoy a mi bola, mirando los océanos. Oye Ringo ¿Por qué nos llamamos los Beatles? ¿No es mejor Los Brincos?
No sé. Habría que preguntárselo a George ¿No crees?
Quizá sea la confusión del momento. Me lo ha dicho el Mahabarisha. ¿Has oído tú hablar de la confusión del momento?
No John ¿De qué se trata?
Se trata de una confusión que, en lugar de suceder luego o haber sucedido antes, sucede ahora. ¿Qué te parece? Esto me ha venido a la cabeza mientras pensaba en otra cosa, como las colinas o los cerros. Aparte de eso ¿You know? creo que me voy a dejar las barbas como Jesucristo.
Está bien pensado, claro. Yo estaba trapicheando en irme a unas colinas también, cuidar vacas, por ejemplo, en Nebraska.
Ya. Está bien pensado Ringo. Esa es parte de tu poder. Acéptalo y que no te moleste lo más mínimo. Harás lo que debas de hacer. Mira, ya viene Paul.
Hola Paul.
No, yo soy George. ¿Qué hacéis? ¿Cómo fue la party?
Ah, George, coño. Te había confundido con Paul. Ringo y yo estábamos hablando de la chica japonesa esa ¿Cómo se llama?
Ah la... Oye, no me acuerdo.
Sí, es... mira ese debe de ser Paul, a ver si ha obtenido la información.
Hola Paul, Ringo está dudando sobre esas cosas que tú haces ¿Cómo se llama la chica japonesa, la de la exposición de arte?
No, yo he hablado con un periodista y me ha preguntado si estamos trabajando en algo y he dicho que sí, que se te ha ocurrido a ti, John, una letra para una canción. Me ha preguntado que si tomábamos drogas y le he dicho que hoy, mientras desayunaba, una foca rosa me ha dicho que me pasaba unos cilindros y que la he contestado que paso, que me quiero concentrar en los huevos fritos con bacon porque son muy buenos bien acompañados con mermelada y leche del tiempo.
¿Y de qué periódico era?
Ah, no sé, regional. Pero parecía enrollao. Un gilipollas, vamos.
Ah. Mira, este es George. Nuestro componente ¿Te acuerdas que le estábamos buscando antes?
Ah, hola ¿George?
Sí, soy George, encantado.
Yo creo que ya te conocía de cuando la gira.
Ah, pues tú me suenas también, pero creía que era de ir en el autobús. Estaba... oye, la chica japonesa ¿No era un huevo?
Eh, George, eso puede valer para la canción de Ringo. Mira, el estribillo es de John y va a ser “El amor me llama, a mí me llama el amor”.
Sí, yo creo que puede valer en inglés: loves call me and she was an egg, haciendo la pausa en call me. ¿Nos ponemos entonces? Yo toco lo que me deis.
La batería se la ha pedido Ringo y yo iba a cantar. Mira, tengo una flauta.
Me la pido.
No no, Paul. Tú el acordeón. Que para eso mando yo.
Jo. Así no vale. Eso no es estar con las ideas que nos ha transmitido el mahabarishi. Yo reniego.
Es que este grupo ya pasa del mahabarishi. Ahora, además, nos vamos a llamar Los artistas de la artista de Japón antes llamados erróneamente the beatles. Mira, he compuesto un tema a la guitarra, escucha: Hey doctor, give me the poison for my route.
Ey, suena bien John. En estado puro. Nosotros, quiero decir.
Gracias George. ¿Ringo?
Me voy a acostar. Oye ¿No era Yoko?
Ah Yoko. Cómo mola.
Mola, voy a escribir un tema.
Yo también me voy a acostar. No entiendo nada eh. A lo mejor hago un grupo con el maharabishi, en solitario claro, porque el mahabarishi y yo somos uno.
Vale. Buenas noches.
Buenas noches.

8 comentarios:

local qua4tro dijo...

Nuestros ensayos son muchos aburridos. Creo que nos hace falta un mahabarishi, o una Yoko Ono, no tendrás a mano el teléfono de alguno?

Bellaluna dijo...

Yo siempre he sido, Alberto, algo más de los Rolling: más del wild side, o no.

Alberto M dijo...

Bueno Local, maharabishis de esos los hay por todas partes. Hace tres semanas conocí a uno que, al mismo tiempo, tenía a su cargo cuatro constructoras, de Córdoba. De Yoko Ono, joe, tampoco tengo el número a mano (no lo he mirado aún en el google ¿sigue viva?).
Lo que no me parece perdonable es que os aburráis en los ensayos. Eso sí que no.


Bellaluna, si es que es usted incorregible. Cachi en la mar.

Anónimo dijo...

Amigo Alberto,
ya veo que sigue incorregible. A estas alturas del baile, con la que está cayendo, y usted, erre que erre, con los Beatles, Yoko Ono y cosas de ese jaez.
Está visto que tiene usted demasiada vida interior.
Hable con Ratzinger. Seguro que también era, como nuestra amiga parisina, de los Stones.
Y lea, si le apetece, "Museo de la Revoluciòn"
Saludos,
m

Tesa dijo...

:)
...Help I need somebody, help

¿Sabes que era imposible grabar el sonido de los Beatles en directo porque nunca se les podía oir actuar entre tanto griterío de las fans?

Alberto M dijo...

M: La vida interior, le diré, a la orden del día, porque casi no salgo de casa (el Alcosto se lo ha pedido mi tía, que dice que así conduce).
Y que sepa que estoy leyendo un poco bastante de los libros suyos eh, aunque el de Museo revolucionario todavía no, y no le tengo.
-Ya le contaré. Si es que me recibe un día en su despacho ese lúgubre donde evangélicamente mora.-

Tesa, joe, es por eso que no entiendo por qué los remasterizaron. (Vaya pollos). Debían ser los mejores, eh, esos en los que sólo se oía a los fans.
¿Que no?

Tesa dijo...

Mi exmarido (yo tengo uno) se parecía, de jovencito y también después, a Paul McArtney. Al menos eso me decían mis amigos cuando lo presentaba. Sí, puede que se diera un aire...

Alberto M dijo...

:P