lunes

Return to me


He de pegar al perro, Toby; comprende que la vida que le espera será difícil y mejor será que aprenda cuanto antes para, te diré, hacer huir a su sufrimiento más rápido.
Le pegaré aunque te pongas en medio y sabrás que me dolerá más a mí que a él; pues con ello, perderé su compañía.
Siendo mi pan su estancia a mi lado morderé la mano que me lo da hasta mañana, que siempre es un sitio donde no sólo no estamos, sino donde tampoco habrá comida ni agua para él.



Escribo en una mesa de cristal y los folios hacen sombra abajo, en la tarima.
Tengo un amigo literario que daría cien vueltas a esa imagen para convertirla en cien vueltas iguales que sólo son una fotografía que, probablemente, colgaré otro día.

Lo cierto es que no sé qué escribir. Ando escondiendo los folios en un apartado de la maleta y es porque, el resto de habitantes de esta casa, ya saben que estoy loco...

He inventado un niño para mis paseos por el Campito. Hoy me ha preguntado cómo se llama. Le he dicho que no importa y ha insistido. Le he dicho que su suerte es, en cambio, mejor, que envejece sólo para un ratito, pero ha insistido de nuevo y le he dicho que se llama Toby. Ha dicho que ese es un nombre de perro y que no le gustan los nombres de perros. Le he dicho que tengo un perro al que debo de pegar sobre las 19:00 para que aprenda el mal cuanto antes. He añadido que, normalmente, en los escritos de la redacción, es ese un perro que vive en la cabeza del personaje que cuenta la historia.

Me ha preguntado cómo se llama ese perro.










Le he dicho que no se llama Toby, como él y como yo, y que, al contrario que nosotros, sabe que va a morir antes de que llegue la noche.

21 comentarios:

Tesa dijo...

Dile a tu amigo inventado que no se preocupe, que lo de Toby es por cariño. Que su nombre de verdad es Don Tobías y viste mucho, suena a párroco o a Alcalde de pueblo.

Alberto M dijo...

Se lo diré (de tu parte)

:)

Sirena Varada dijo...

Yo siempre he querido tener un perro para llamarlo Hommer. Ahora ya no quiero porque se llamaría Jazz Fusión y eso sí que es una crueldad.

Así que mañana "siempre es un sitio donde no sólo no estamos”... vale:
-nos vemos mañana; AQUÍ estaré

Dos abrazos

Anónimo dijo...

pero que a cuatro patas nos sienta el verano ¿eh?
Adriana

Anónimo dijo...

Toby sabe que es como el día que aunque muere todas las noches vuelve con el sol.
Evis

Sirena Varada dijo...

Mañana es hoy: ahora (queda demostrado)

Eran ya las cinco de la mañana; puede que las seis: el cielo mostraba un azul marino reluciente y el perro se preguntaba ¿cómo un perro imaginario va a temer a la sombra de una sombra?

Besos

Alberto M dijo...

Jazz Fusión, Sirena, no está mal. ¿Has pensado en Transfusión? Anoto transfusión para posible en cuanto tenga perro. Además es un nombre unisex ¿Se dice Unisex, no, para ambos?
Es interesante la pregunta del perro. Si tengo ocasión de hablar con él le diré que sí, que sí puede hacerlo, sin duda. (Hoy es anteayer ya, constato).

Adriana, sí. Menudo (Se debería de sentar él a cuatro patas).

¿Qué sol, Evis?

Sirena Varada dijo...

Y mañana también será hoy.

Me parece muy bien el nombre de transfusión para el perro, siempre y cuando lo emplees correctamente y sin diminutivos.

¿Y qué hago yo otra vez aquí? Yo, que no vuelvo dos veces al mismo lugar... Pues nada será eso del eterno return,return.

Besos

Anónimo dijo...

...el que calienta, el de la crema solar
Evis

irene dijo...

No sé por qué piensas que será difícil la vida de ese perro, hay algunos que viven mejor que muchas personas y tal vez no tenga que acostumbrarse a sufrir, igual se muere antes. Estoy optimista a tope.
Me encantan los perros.
Alberto, Berto, Toby, un abrazo.

irene dijo...

No sé por qué piensas que será difícil la vida de ese perro, hay algunos que viven mejor que muchas personas y tal vez no tenga que acostumbrarse a sufrir, igual se muere antes. Estoy optimista a tope.
Me encantan los perros.
Alberto, Berto, Toby, un abrazo.

Alberto M dijo...

Será Transfu para los amigos :P

A mí también me encantan los perros, Irene.

Anónimo dijo...

A Ratzinger le gustan los gatos y los platos con gorzonzola.También come garbanzos pero sólo por Navidad.
Salud,
M

Sirena Varada dijo...

Era un perro que se llamaba Transfu y un día salió de la cárcel por haberse leído (y sabido) todos los libros del mundo. Quería a su amo porque era muy guapo y una especie de chochonague de las Letras, y porque además le sisaba para comprarse la Larroux.
Transfu tenía una hermana que se bañaba a las horas de sus abluciones (desde las 8 AM
a 22.50 PM) y una hermano que se llamaba Toby, (conocido como “D. Tobías” el Señor de la Guerra, por los ladridos con que atizaba al señor del butano cada vez que tenía la pretensión de cobrarles). En realidad los tres perros no eran sino amantes de lo etéreo (el gas de los globos), de las aventuras de los mares (antiguos) de la Mancha y del “cric-crac” que hacían las termitas en La casa del Libro de la Gran Vía en Madrid.

(Esto va por Transfu, al que se rinde un homenaje a su ecuanimidad y cultura)

:)+ besos

quemasdaquienescribe dijo...

Una transfu que inflige besos de a diario por comida de perros, gatos y lola, una tortuga galapagos, carnivora que es de todo cuidado... y que cuido mucho por si acaso.
Los perritos nunca abandonan a su amo. Ellos aman incluso a quienes de hambre los amamantan. Pero hay niños buenos, como en todos los mundos, cuidadores de perros sin dueño. No soy dueña de nada pero entiendo que de algo debe servir, ser perro fiel a la espera de uno.
Sin mas me uno a esta comunión de los besos que sonrien sin mas a quien quiera beberlos.
de mi para ti (transfusión de sonrisas y besos)
Yo

Alberto M dijo...

Hombre, M ¿Ya ha vuelto de su peregrinación por las islas Caimán? Le cuento:
Ratzinger es Mad en El inspector Gadget. El primer día que recibió a mi padre en su finca del Vaticano hace un año estaba, según mi padre, echando de comer lomo a unos tigres que tiene enjaulados (encestaba las rodajas por entre los huecos desde 15 metros) mientras comía, efectivamente, gorgonzola y acariciaba a su gatito. Cuando uno de los camarlengos llamó su atención sobre la visita de mi padre, presente, le dijo: sé quién es este señor, camarlengo y, espero, lo haya tratado como sabemos en este recinto. Y dirigiéndose a mi padre, en señal de saludo, señaló: No los hacen en Roma como en Bengala, no obstante, siguen siendo unos bichos la mar de extremos ¿No le parece señor Hamilton?

Sirena, me está empezando a entrar envidia -de la natural, entiéndeme, nada de sana o así- por este perrillo que no existe aún, pero que ya le veo venir un poco cabroncete. :) Un beso.

Claro que sirve de algo, Meim (noimportaquiénescribe??), que se comiese a Lola, por ejemplo, sería un inicio. Estos perros son muy capullos y judíos, y eso si no es una redundancia utilizar los dos términos. Me uno a la comunión de besos y sonrisas, para ti y, después de comulgar, a pecar, que si no esto tendría poco sentido.
Un beso.

:)

Anónimo dijo...

Tigres, gatos, felinos todos.
Suerte tuvo su padre de salir bien librado tras el encuentro con la cuadrúpeda infantería de su santidad.
salud,
m

Alberto M dijo...

Si lo viera Torrebruno, no sé yo.

Anónimo dijo...

Hola, amigo,
Solo pasaba por aqui para saludarte y desearte un muy feliz fin de semana rodeado de todos tus seres queridos... (los invisibles tambien y sobre todo)
Un beso multiplicado por taitantos
yeah!!!!
quemasdaquienescribe )oulalala)

anonimadelas 0.12 dijo...

Hola,
ese anonimo firmado por "quemasquienescribe" es mio,
unicamente (ademas cae de su peso) ¿no?
anonimadelas 0.12

Alberto M dijo...

Claro que te he conocido, Meim. En fin, otro beso y buen fin de semana para ti a día de sábado post siesta, que multiplicado por taitantos son, exactamente: taitantos.