miércoles

Variable de la telenovela "Amar en trigales revueltos", enviado por Juan Carlos Medina de Murcia


- Hola señor psicólogo Chúmez de los Ibor.
- Hola señora ex ministra de comercio, Conchi Esquivel. Veo que viene acompañada por su principal trastorno de la personalidad.
- Sí, aquí le traigo. Mi hijo. Ja ja ja.
- Ja ja ja. ¿Ha traído dinero para pagar la consulta?
- Ja ja ja.
- Ja ja ja. Bueno, cuéntame...
- Sí. Escribe cosas raras en un blog del internet.
- ¿El blog de La semejante criadilla?
- Sí. Ja ja ja.
- Ja ja ja.
- Está cambiando. Dice que ahora se lo escribe el perro de mi hermana, Trasgu, alias Benedicto.
- Ja ja ja. Por el papa de Roma, lo dice. Ja ja ja.
- Sí. Ja ja ja. Que él está en unas vacaciones en la jungla y con cabras tirándose en paracaídas desde los aviones. Ja ja ja.
- Ja ja ja. Menudo soplapollas. Eso son los videojuegos.
- ¿Usted cómo le ve?
- Preguntémosle a él ¿Tú cómo lo ves, Jose Antonio?
- Bien.
- Ja ja ja.
- Ja ja ja. No tienes arreglo, Sergio, digo Jose Antonio ¿Usted qué opina, doctor?
- Nada, que se deje bigote y empiece a usar la gorra de un equipo de béisbol. En ocho días me lo trae a ver qué tal.
- Sí señor, un gran doctor. Es una pena que esté usted como una puta regadera.
- Ja ja ja. Me encanta su sentido del humor.
- Y a mí el suyo. Ja ja ja. Y lo guay que es riéndose de sí mismo ¿Cuánto te debo?
- No, que pague Jose Antonio, para que aprenda.
- Eso, Jose Antonio, paga.
- No me sale de los cojones.
- Hala, lo que me ha dicho. Qué hijo de puta ¿No está de acuerdo, doctor?
- Sí, qué pedazo de mierda. Esto lo arreglo yo. Ven al baño, Jose Antonio Asenjo, pero de las orejas... Esto siempre funciona, señora ex ministra de comercio Conchi Esquivel... Jose Antonio, coño, mete más la cabeza. Ya está. Ahora tire de la cadena señora ex ministra de comercio... ¿A que jode, Jose Antonio? ¿Cómo te sientes, caca de perro? Tire más, que respira aún el cabrón. La próxima vez va a ser igual y delante de tu mami pero haciéndote heridas al mismo tiempo en la picha con el cortaúñas. Para que te lo pienses y, de paso, aprendas.

(Veinte minutos después)

- Yo creo que ya está.
- Sí ¿Cómo te encuentras, Jose Antonio?
- Estoy mareado un poco.
- Ja ja ja ¿Ha visto, señora ex ministra? Como nuevo.
- Llámeme Conchi a secas, pero sin el a secas.
- Ja ja ja, qué gracia ¿Ha visto, Conchi? Ahora que se deje el bigote. Las gorras de béisbol hay una tienda muy buena en este mismo centro comercial.
- Sí, ha estado bien. Un beso, doctor. Es usted un demonio.
- Ja ja ja.
- Ja ja ja. Tampoco tiene tanta gracia todo esto, ahora que lo pienso.
- Pensar, pensar. No. No la tiene. Y esto ya se está haciendo muy largo. Págueme Conchi, o llamo a mis esbirros.
- Ja ja ja.
- Ja ja ja.
- Qué cachondo.
- Págueme Conchi.
- Ja ja ja. Es usted un fascista de mierda.
- Ja ja ja. Sí. Ja ja ja.
- Ja ja ja. Tome, le dejo ya pagado todo el resto del año. Ja ja ja.
- Ja ja ja. Y que no me fume eh. Ja ja ja.


Autor: Juan Carlos Medina (Murcia 1974) licenciado en derecho por la universidad de Aranjuez, es seguidor del blog La semejante criatura.

3 comentarios:

Alberto M dijo...

Estimado Sr. Medina, Juan Carlos. Edito su propuesta para el capítulo piloto de la serie sin fundamento "Amar en trigales revueltos" a consecuencia del visto bueno de la redacción, aunque con cortes que, hemos estimado, hacían demasiado largo el post.
Un fuerte abrazo y muchísimas gracias por su generosidad para con nosotros.

Alberto M, portavoz.

Tesa dijo...

Jo, qué risa

Alberto M dijo...

Tamos pallá eh, Tes. Jo, el patio.