martes

Una de las cartas (1º desde la isla), postea Aranzazu con la ayuda de Pajaruco Charly quien añade "¿Kafucius?" y "Felicitatas Ed"



A Trasgu:

Nomás agradecer tu labor en esta lúgubre redacción haciéndote cargo de sus ruinas, incluidas las del edificio adjunto.
Siempre has sido un perro muy dotado, fiel y cuyo cariño ha hecho mejores las probables heridas de las que soy acompañante. Tu determinación en el acuerdo al que nos hemos dado obliga a mejorar mi salubridad en una estancia junto a colchoneras, señoritas amables, tebeos y caipirinhas que, te digo, tomaré en barra.
Decirte que me han provisto de un tractor que no dudaré en pasear por el reservado con el fin de evitar una nostalgia que, no siendo practicada, sí deviene en un notable mal humor; algo que acá, para salud de otros empresarios, se castiga con trabajos sociales u obligada asistencia a clases, bajo prima de examen, de mineralogía, comercio y mentalidad de trabajo (entiéndase: fe).
He hablado de vos a uno de los jefes, encargado de hacienda generada, algo majareta y perdido en sus instalaciones y numerosas oficinas y palés (si no en su propio cuerpo) y, dada su negación a la cicatería -palabras suyas-, he recibido como anticipo un collar de mejoría con tu nombre escrito a mano que llevarte a mi regreso, si llegara.

Seguiré los datos de este sitio vía cable y enviaré mis colaboraciones al correo de Aranzazu (Enhorabuena por la promoción de la telenovela).

Alejandra está bien. Quizá algo mermada por el jet lag -así me lo ha indicado desde uno de los interfonos (info/select/visitas), un asistente nativo de nombre (falso) Carlitos Aldebari-.

Adjunto esta información también a los jefes de sanidad, Melquis y Fofete.

(Las demás bien, tan sólo con sus, ya muy familiares, altibajos.)

Un cariño necesario -acuérdate- al K. Hotel. Cumpleaños de Eduardo -tres o cuatro más (domingo)-. Probablemente el charter (servicio promovido por la aseguradora de esta hacienda, cuyos agentes de servicio se enorgullecen en castellano -así lo pone bordado en cada toallita del toilet- de haber contratado como pilotos de sus norteamericanas naves a primates inadaptados socialmente) me acerque a felicitarle de nuevo en persona. Como dicen en esta selva: FELICITATAS ED, FELICILIES TU, MONSTER, hacemos la alegría oyendo llover.
De momento, tranquilidad. Alejandra mareada, en pie aún -¿Será demasiada suposición?-, y yo, Kafucius, saldré, machete en mano, camino del chiringuito del que me han hablado (bien, entiéndase: radio, psiquiatras ellas y sidra), para lo que deberé atinar con el atajo debido o extender el comunicado acerca de nuevos paraderos (información GPS por pinganillo).

Deberé cargar una pila.
Bicos.
(Delegado aún -piche-).


PD: ¿Salud mental, no es una contradicción?

4 comentarios:

Tesa dijo...

Tienes que hacerte con una piscina
...es, incluso mejor que un abanico.

Alberto M dijo...

pero es que este abanico es un abanico de posibilidades y, todas ellas, con piscina.
¿Quién da más, Tes?

Tesa dijo...

Juas
Ni el abanico de Lady Windermere
Tú ganas

Alberto M dijo...

Anda. Dejemos que gane el amor.
Besoco.