viernes

Arrieritos


Sentado. Quieto, tras el café, un enemigo es tan práctico como pudiera serlo cualquier deidad espiritual. Entiendo por espíritu lo que he comido hoy con mi familia sentado, antes del café espiritual de ahora al que, de vez en cuando, doy sorbos. Por enemigo entiendo un amigo al revés. Entiendo por alguien, un átomo inestable (un yo prolongado, es decir, un vacío reciclable). Entiendo por inestable el café al que doy sorbos, de vez en cuando, hasta que se acaba.
Sentado. Quieto, tras el café, el estómago es el término medio de la poesía.

Hace poco oí a personas culturales hablar de poética. Me interesé de inmediato debido a mi hobby de escribir y me acordé del estómago.
¿Qué es una poética, entonces, pues, en medio de la poesía?
¿El píloro?

Luego he recibido un mensaje del Excmo ayuntamiento del lugar que reside en lo más hondo de mi corazón, entiéndase: cercanía de la válvula aórtica o bicúspide. (Esto hoy no sólo suena irónico, sino que lo es -a partir de ahora, si no quiero pertenecer a las cenizas de la hoguera que reside en un barranco llamado inglés o francés y que hay por el camino a Roda de Eresma, debo dar explicaciones de qué es cada cosa y qué las demás; discúlpelo el lector otro que tan sólo entra a leer relatos e historias -las que procuro- completamente disparatadas e inofensivas donde, a diferencia de lo recreado en... ay, casi he vuelto a decir el nombre del lugar, el que existe sí, no, he prometido que nunca más voy a mencionar el nombre de Val... ay, por un pelo, valeriana quería decir, lugar cuya visita a su página "real" puede hacerse, desde que aparece este sitio, en los links de su derecha; perdóneme, Sr. lector (unas veces anónimo, otras menos), y por supuesto sólo si usted quiere-).

Mensaje del pueblo esdrújulo: (es que también hay otro al que creía pertenecer, que es el llano o grave -el agudo sería el que está por afilar-).
Usted loco y dañino tonto, enfermo aparte ese chico quien es para hablar de nosotros y vamos a hacerle los galgos. Echarle los galgas. En cochiqueras, con culo y luego y con los cardos meter y salí. Saca y ríe de usted como hace usted, dañino a la barranca con troncos etcétera etcétera palabras de octubre de usted -el "quién es"-.

(Y uno se pone a mirar escritos del año pasado a ver dónde está la fierecilla... pues no la veo, leen ustedes mucho mejor de lo que yo escribo en mi blog los días que me hace, de verla es de esas que sólo ladran cuando se asustan, como unas cuantas que he conocido -se sabe que tengo un loro (sabe ladrar) y mi tita un perro- a ver si se van a pensar que me estoy refiriendo a las señoras que me han llamado nadie o criminal -en lo de nadie, probable sería uno mismo de conceder ese uso a la razón, y eso de sospechar que este existe, al uso me refiero, porque la razón es toda para ustedes).

La referencia del caso "Quemen a la sabandija", uno supone, está en este lugar -común lugar- del internet. Un lugar del que hasta hace poco sabía, entraban 4/10 colegas a decir algo y otros 4 a leer.
Como mínimo, hace gracia. (Permítanme, no obstante, que no me ría, señores alcaldes -¿porque son ustedes varios, no? es probable que yo, al "ser borracho, puta etc...", vea triple-, después de los insultos referidos hacia mí y hacia mi amada familia, supongo, uno puede permitirse algún chascarrillo ¿verdad, señores?).

Les contaré algo muy breve con respecto a sus maneras:
Una vez entré en un chat y una persona llamada Multiorgasmico_116 me dijo: Bueno, es que usted no sabe quién soy yo.
¿Obvio, no? ¿Usted qué opina querido Watson?

Yo no escribo -excusas-; es un mono. A mí me pueden llamar lo que ustedes quieran. Pero el mono está comiendo. ¿Y qué comen los monos? Los monos comen más monos.
Si una magnífica persona se procura descontenta con los escritos del mono, se lo dice a su mamá. Mamá se lo cuenta a otras mamás, entre ellas mi mamá, que me castiga sin playstation. Las demás mamás, como es natural, expresan (¿expresan o emiten su impresión?) su descontento, elaboran una poética cuyo patrimonio es un Yo, pero el "mío", no otro, aunque pudiera llegar a ser el mismo en, por ejemplo, un escrito metido en internet.
Yo, el que toma café, mientras, le dice (le digo) a su (a mi) mamá que ha sido el mono, que no me castigue a mí.
Lo que pasa es que al mono se le castiga, y va y se pone a escribir.
Esto, que podría llegar a resultar de una complejidad estimable, no difiere en exceso del funcionamiento de estructuras tan llamativas como las de una administración Bush, un Vaticano o la redacción de la revista Hola.

Respecto de la poética, es como si:
"He leído de una deidad espiritual (en un libro) que El Yo se disuelve en contacto con el paraíso. Y me he acordado de la humanidad".
Pero bueno ¿Qué sentido tiene esto? ¿No estará usted pensando lo mismo que yo?
Porque yo no pienso nada.

¿Qué es una poética? Pregunto (digo lo de Pregunto por si acaso a alguna otra persona le pasase como a mí, que no viera en ocasiones los signos de interrogación).


(Como no hay más café iré donde mis pequeñuelos. A estas horas, seguro que están con la televisión. Les contaré lo de los monos. Les preguntaré qué opinan. Consuela la probable llaga -la que inventará aquel que así lo quiera- el hecho de estar con ellos. Al fin y al cabo, animan, decía, ofrecen consuelo las palabras que se traducen del poeta francés, lo de que los niños cumplen ese milagro adorable de seguir siendo niños al tiempo que ven a través de nuestros ojos.
Y me sentaré a tomar un whisky.)

La verdad es que lo siento muchísimo, pero no hace falta que me crean (¿Supone esta última frase echar más leña al hielo? ¿O ya ha prendido más de la cuenta que la vieja de la famosa otra cuenta?).



PD: Si quieren venir a pegarme recuerden que es el octavo, a ver si se van a poner a pegar al vecino y, oigan, no es cosa. Que luego encima habrá quien diga que la culpa la he tenido yo, que he escrito mal la dirección.

8 comentarios:

Alberto M dijo...

Bien cierto que ya me vale. Hoy me piro y me voy a poner a bailar unas polcas que buena falta me hace.

Un abrazo y besos a todas las personas valsequeñas.

Anónimo dijo...

Anda que menudo pescao te traes entre manos Albertito...Eso, bailate unas polcas pero antes de tomarte whisky no te caigas y sea peor el remedio que la enfermedad.Y un hurra por Valseca, no sé, ponle una k.
Un beso
Evis

Tesa dijo...

Como dice mi madre "No se puede tener contento a todo el mundo"

Un abrazo

Alberto M dijo...

le pondré la k del peskado que nadie tiene en sus manos entonces Evis. Me he hecho abstémino, cariño. Un beso.

Hola Tes. Es muy cierto que cada cual es completamente libre para su contento o su no. Yo no tengo casi nada claro hasta que interviene mi madre (para decirle: Mamá, no oscurezcas las cosas, anda).
Otro beso.

Sirena Varada dijo...

Impecablemente delirante… Me quedo con tu frase( aplicable por extensión a todo tu blog): “Esto, que podría llegar a resultar de una complejidad estimable, no difiere en exceso del funcionamiento de estructuras tan llamativas como las de una administración Bush, un Vaticano o la redacción de la revista Hola”
¡Genial!

Alberto M dijo...

:) pues si te quedas tú con ella, Sirena, me la apunto para que no se me olvide.
Muchas gracias.

irene dijo...

Pertenezco al pueblo llano, creo, y también creo que lo tienes muy claro, aunque cambies algún concepto, un enemigo es un amigo al revés, bien, un loro ladra?, tal vez.
Nunca digas que nunca jamás mencionarás algo, se te escapara, seguro, Val...e?
Y que el mono siga escribiendo lo que le apetezca, a veces puede ser un desahogo, otras una denuncia, otras... porque sí.
Bonito: Los niños siempre cumplen ese milagro..., ahora estoy especialmente sensibilizada con todo lo referente a los niños.
Y si alguien va a pegarte y está estropeado el ascensor, ¡uf! qué pereza.
Besos Bertucho.

Alberto M dijo...

Un loro no, Irene, mi loro (claro que ladra, es un no cesar, el pobre -al principio pense si sería el celo, pero lo despego y sigue, menudo es-).

Besos para ti Irene.