lunes

Doncella que mucho va al súper...


A veces se desliza por las habitaciones de mi casa una serpiente llamada Hilillo de Rayetones. Esta, en momentos de debilidad, se introduce en mi chotis, siempre desde el orejal y adentra hasta convertirse en el caos que es, una vez, otra vez y así hasta quedarse dormida al mismo tiempo que yo.
Viene bien Hilillo de Rayetones las veces -sólo estas- en que luego me despierto, pues uno advierte cómo, en el tiempo transcurrido, ha conseguido eliminar las bacterias que se multiplican sin solución a lo largo de un día soleado.

Esto me pasa en todos los lugares en los que me quedo dormido. Se lo he dicho al psiquiatra de Valseca y me ha preguntado sobre la probabilidad, caso de ser hembra, de que haya puesto huevos. Luego, al notarme cara de asombro, ha añadido “Las serpientes se reproducen mediante huevos, y los períodos de incubación casi siempre se prolongan por varios meses. Las serpientes que ponen huevos se denominan ovíparas y en la incubación de los mismos no interviene la madre, porque ella los oculta entre la hojarasca, grietas del terreno o en troncos podridos de árboles, y se incuban gracias al calor de la combustión lenta y al efecto de los rayos solares”.

Pues no lo había considerado, doctor.

Me ha dicho deberse a no tratarme yo –no tratarse usted- de un paciente sobresalientemente esquizofrénico, aunque admite le ponga empeño. Me ha dicho que deberé ponerme las pilas del lavabo si quiero aprobar y que, seguramente, la asignatura me quedará para septiembre. Ha puesto un 4´5 en el informe y me ha dicho que en mis manos está el cinco (y hasta lo he considerado: en cualquiera de mis manos) y, si quiero, hasta podré subir nota a base de codilleras, pero que tengo que mejorar las historias que llevo a la consulta porque estoy bajando mucho el nivel y así no puede ser.

Le he dicho que Ratzinger va a venir a Valseca e inmediatamente me ha respondido que eso se lo he plagiado a otro ciudadano, el notable Mc Laurent Aún, autor del anterior post del inexistente blog La semejante criatura y añadido, con respecto a Mc Laurent, que, ese sí, está poniendo mucho empeño y mucho estudio. Que esto no es Madrid, donde son todos unos vagos y unos haraganes y maleantes. Que esto, Valseca, es más como la canción de Doña Concha Piquer que dice “Me están doliendo los centros de tanto quererte a ti”. Y luego: Concha o Conchita, los centros, la Piquer doña doliendo... Todo ello enfatizando para que yo aprenda. Pues ese, ha dicho, es el camino de Faizulillo, que va a ser quien se lleve la matrícula este año.

He salido de la consulta e ido llorando a casa. Mamá me ha dicho que no me preocupe que, lo único, no podré ir tanto a la piscina en verano y, a lo mejor, me va a poner un profesor particular que bien podría ser Melquis. Pero, eso sí, que si sigo llorando me manda interno. Y he dejado de llorar y limpiado los mocos.

Antes de cerrar la puerta del salón para que esperase a Hilillo de Rayetones tumbado en el sofá-cama, mamá ha dicho en mayúsculas y negrita:
DONCELLA QUE MUCHO VA AL SÚPER, TERMINA PROBANDO LA NOCILLA.

13 comentarios:

Tesa dijo...

Que se la llevaron al pasillo de los cacaos pensando que era mozuela... pero tenía marío. Es lo que tiene.

Alberto M dijo...

Y lo que no tiene también. Por mala.

hombredebarro dijo...

Tienes suerte. A mí se me coló una vez un ratón blanco por los ojos y pensaron en mi casa que estaba poseído por el maestro de Kug-Fú.
La historia es cojonuda.

Anónimo dijo...

Y que reazón tienen las mamás... pero yo lo de los huevos no me lo creo.
Un besito
Evis

Anónimo dijo...

Pero cuándo te has ido a pescar a Humaifá cariño? Ya me imaginaba yo que los chinos te los habías roto en alguna parte y no era el agujero de desgastaos...
Evis

Alberto M dijo...

pues muchas gracias, Hombre de barro. Los maestros de kung fú son unos jetis. Tenían que estar todos cortando pinos en Balsaín.

Son huevos kinder, Evis. Yo pesco en Sumaifá todos los ratos que no estoy en el hotel y desentreño, como Indiana Jones, los secretos de los peces malditos de la zona, peleándome con etnias tribales y coleccionistas alienados. En la foto acababan de terminar de lanzar lanzas y Mary Jane aprovechó para sacarme la foto con el pez que guardaba el llamado Cofre de Sierra Leona.

Tesa dijo...

¿Y le pusiste, al pescadito, masilla de pan bimbo con anís (también llamada "la infalible")? Éstos entran, al fondo, con una buena masilla... te lo digo yo, que hasta de marlines puedo presumir y presumo
...que no hay pescador que no sea presumido y exagerao, oiga
:)

Alberto M dijo...

No señá Tesa, le puse Masilla a secas.
Y no soy yo el de la foto. Me lo encontré en google poniendo "pescado".

Eso sí, presumido y xagerao, lo que haga falta.
Oye, que para algo soy más guapo que el tío de la foto, que ya he ido sacándole defectos por mucho que, es cierto, sea mi doble en Humafaya.

Besorrs. :)

Tesa dijo...

Intuía que el tío de la foto era de VillaGoogle de Abajo y no Valsecano.
¿Valsecano, se dice? ¿Valsecuences? ¿Valsequeños?

Benjuí dijo...

Valsecano, valsecano.
Digo yo.
Y si no se dice así, tampoco importa mucho.
Lo peor de las serpientes es que mudan la piel en cualquier sitio. Háztelo mirar.

Alberto M dijo...

Tes, a mí me gusta valsecares. Pero allí se dicen valsequeños, creo, desde siempre.

Hombre, Benjuí, bastante tiene uno con procurar que la ropa del día siguiente esté limpita ¿no? Aunque tendré mucho en cuenta lo que me dices.


Muchas gracias.

martin dijo...

Las grandes verdades de las madres...sin duda

Alberto M dijo...

Sin duda, Martín. Como el Real Madrid, que siempre juega sin Dudek.