lunes

Bromas lúgubres


Iba a escribir con las tripas y me salió un revuelto de trigueros. Yo los trigueros los como en los restaurantes finos antes del codillo. Y también, en los restaurantes finos, bebo vino fino.
Todo forma parte de un grafito al que voy sacando punta hasta que se deshace y uno ve en el suelo las cenizas de esa cosa lúgubre y pasa el paño antes que queden impresas allá donde uno las pisara al venir de los restaurantes finos, estampando cualquier cosa para echarse luego a dormir con tranquilidad y restablecerse de tanto y tanto como se llame y como se coma.
Esto, salvo comiendo, no es vida.

Ayer escribí tres libros. Uno se llama “La conspiración de los becerros paleolíticos”. Otro “El enigma del faraón bisexual” y el tercero no me acuerdo cómo se llama pero va de unos terroristas islámicos y agnósicos. Estos siguen los movimientos que, por pinganillo, les dicta Aznar imitando la voz de Osama Bin Laden y ordena dónde tienen que instalar los artefactos de muerte.

Estoy cansado de escribir libros. Hace cinco días escribí otros dos “La impostura del emperador castrado” y “La depravada etnia de los cinco bizarros espirituales”.

Hoy me ha llegado otra carta broma de Valdry Village editores que me dice que quiere todos los derechos. Hablan de precontratos, sumas que me permitirían ir a más y mejores restaurantes del mundo entero en vuelos charter durante toda la vida a mí y a mi numerosísima familia.

Les voy a denunciar después de expresar acá mi desaliento y congoja. Para que se rían.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Desde luego, Sr. Masa, es usted un comedor de morro fino y buen beber.
Nada como haberse criado en Valseca, claro.
Salud,
M

Alberto M dijo...

sé que debo una ronda eh, aunque los demás paséis.

Benjuí dijo...

Sus libros son valientes y su gusto por los restaurantes, muy francés.

Espero nerviosa la edición de los mismos que haga el grupo PRISA para comprarlos y leerlos en el mismo tiempo que ha tardado usted en escribirlos.

Tesa dijo...

Jo, qué suerte escribir a esas velocidades.
A mí este breve comentario me ha costado muchos segundos de reflexión y tecleo antes de culminar las dos frases.
Yo, que nunca escribiré un libro completo ni en 100 años que me pusiera o pusiese, le dejo aquí mi más sincera admiración.
Atentamente,
T.

Alberto M dijo...

Hombre, Benjuí, yo te los regalo.

Tesa, son un plagio del María Moliner. No sé cómo han llegado a Valdry Village editores. Mi madre, que coge las copias cuando duermo y las envía antes de ir a por la leche.

Anónimo dijo...

Hay que ver que al final vas a ser como la princesa del enano saltarín que le hacen los trabajos mientras duerme...
Evis

Alberto M dijo...

calla chicharra.

(Es broma; un beso amol)
Cuando no firmas "Evis" eres muy poco cariñosa.