lunes

When I was thirty-one

Conocí a Big Daddy, por ejemplo. Un tipo que habla french-english. Con Bobby me entiendo muy bien en spainglish, porque yo, en la intimidad, hablo spainglish. Mucho mejor que con Anita, a veces, que es de Segovia -ni la burra ni la novia y a poder ser ni la mujer-, cosa que Bobby don´t understand. Dice una nótula que “La faz del hombre y la flor de la palabra condensan la elocuencia del mundo, porque la mímica es habla, y la palabra, música”. Eso somos Bobby y yo. Algo así. Bobby, mientras, se pone a hacer petas y entramos en esa onda spainglish + mímica. Yo no fumo mucho y se me nota enseguida cuando lo hago porque empiezo con el spainglish mímico -que se me da mejor que el no mímico-. Y cuando empiezo con el spainglish no hay quien se acerque a quitarme la castaña que tengo dentro de la patata que puede llegar a ser mi cuerpo e incluida en ello la cabeza -mía (quiero decir: sobre el papel no necesariamente ensangrentado)- que abre dicha castaña y cede a este cuerpo en cuyo patatal se encuentra a ratos serrano y glorioso, así como la cabeza.

Big Daddy, al igual que yo, la tiene tiesa todo el rato.

A mí lo de Daddy me da mal rollo y le llamé Big todo el tiempo, pero él insistía en que era Big Daddy todo junto y esto desde que nació, me indicó con gestos, desde que vio la primera luz. Y yo le dije que la tenía tiesa todo el rato -yo-. Y él se reía. El Big Daddy a poco me suelta una hostia en la celebración de mi cumple. Joder, Big, que son 31, coño, respétame. Big Daddy tiene lo menos 80 y quería poner a Bob Marley todo el rato. A mí me mola, Big, el Bob Marley. Yo lo flipo, Big, con el Bob Marley. Bob Marley es la hostia, Big. Me sé hasta el Turn you lights down low, macho y te la canto al revés si me pongo y hacemos satanismo que, esa la escuchas al revés, y se te cruza un alma que quiere comprarnos algo en el cruce más cercano aunque, ay, ahora que caigo, ese cruce está en la casa los vecinos y hay que bajar un poco estos sonidos, que tienen niños; pero es que ahora toca Paco Ibáñez, Big. Paco is life on this earth of very bad news in the television, Big. Y Big asiente, pero se llama Big Daddy ¡Coño!

Yo llegué y vi a las tres marías de las cuales me quedo con la Magdalena de Proust que son las tres juntas.
Habían estado cocinando, procuraron felicidad en la mía y la consiguieron. A la felicidad, la cocina le obliga y, cuando las cocineras dan besos y son tan guapas, la sartén sale, mejor que frita, ganando.
Después, cuando nos enteramos que iba a venir Big Daddy, la escondimos junto con las joyas.
Me cago en la leche, no me quiero ni imaginar -cosa que, ay, he hecho- qué hubiera hecho Big Daddy con la sartén, el tío.
Luego nos la enseñamos en el cuarto de baño. Ya sé que conviene mirarlas por separado, Big, pero estamos en familia. No me extraña que te llamaran Big Daddy, macho. Tus viejos lo fliping cuando saliste. No sé adónde hubiera llegado yo con eso. Con eso te sale gratis el bonobús, cabrón. Y Big Daddy tan contento porque de seguida puse al Bob Marley, que si no me mete una hostia. Había que dar la de cal y luego Somewhere over the rainbow, que Pachi es mi amiga, tronco, y tiene gallo.

Fui a comprar lo que faltaba de whiskis, hielos, vino y cosas así al ahorramás y me enteré de que estaba sonando la canción de búscate un hombre que te quiera, que te tenga llenita la nevera... y pensé en las mujeronas que van allí a hacer la compra y luego en Evucha y aquello parecía una maldita novela del Paul Auster de los cojines. De vino compré un Marqués de Cáceres porque me acordé que le gusta a Eduardo, que no vino porque siempre está comiendo paellas con Rafa y, si estoy yo delante, lo dicen con señas secretas para que no me entere; los tíos, ahí, gentuza.

Los del ahorramás le cortan a uno la libido ¿Se dice así? Como se me ocurrió esto estuve pensando en la escena que más me gustaría que me pasara en la vida, que es la de la peli Grupo Salvaje cuando se van a una bodega con churris y empiezan a disparar a los barriles y se duchan con el vino todos abriendo la boca y la tuve otra vez tiesa. Total, si son dos días, Joe. Y eso que todavía no había llegado Big Daddy.

Bajé como tres veces mientras Ana, Andrea y Eva comían comida china con palillos. Porque después de la comida capaces son de cazar moscas con esos trastos. No, de verdad, os vi muy sueltas, tías, como el Daniel San. La grulla la estoy haciendo yo ahora mientras os escribo esto.
Fui a buscar a Guille, Rub & Kim, que dijeron que venían por la acera derecha pero vinieron por la de la izquierda y, luego, como buena gente utópica, nos encontramos en el semáforo y nos dimos el abrazo cuando estaba en rojo.
A Jonás me lo encontré en el camino. Se fue pronto porque tenía que estudiar. Amigo Jonás, se te va a tragar la ballena de los estudios y luego te va a expulsar a una isla que no va a entender nada de eso, en verano, en Valseca. Pero vas a ser feliz, tío. Me lo ha dicho Big Daddy, que lee los ojos de la gente el cabrón, aunque se le pasa cuando se pone al Bob Marley.
Vino Bárbara después. Y después Pachi. Y después Bobby y Big Daddy y después Alfreducho y Meri.
Y todos trajeron regalos estupendos.

Mientras nosotros celebrábamos con whisky que estábamos juntos, mis padres, desde casa, celebraban con champagne que yo no estaba con ellos.

A la mañana, con la resaca, cuando recogíamos, yo apenas hacía más que dejar limpio algún cenicero y, en el espejo, veía a Íñigo el de El Gran Hermano.
Esta tarde, ya en casa, me he puesto el Davis, Coltrane, Red Garland, Chambers y me he enterado de los goles del atleti y he leído notas-Ana donde, en teoría, todos íbamos a poner algo, menos yo, que era el del cumpleaños:

Bárbara: roma, út sáres ol arajáp.

Rubén, macho, lo tuyo es muy Cela (pero del de Mazurca para dos muertos, que es el único que me gusta y no sé por qué -aparte La insólita y gloriosa hazaña del cipote de Archidona-). No quiero imaginar -cosa que he hecho- lo que hubieras escrito con menos ácido en la chola (venía con el whisky –el ácido, no Rub, que venía con palabras mayores-). Y tu firma tiene forma de una polla recién cosida la fimosis, macho. En serio, háztelo ver, que si no, oye, soy yo.

Guille, el tío del teléfono no estoy seguro de que no fuera un primo de Eva (a la Eva es que la llaman acosadores -20 mínimo al día-) y yo fui diplomático porque me es fácil ponerme en esa piel -la de acosador, no la de diplomático-. Éramos casi ya amigos cuando colgó. Lo único rescatable de esa conversación, por lo que me toca, fue “Me llamo El que está al otro lado de la línea y me apellido Con el pibe que no se cansa de llamar a mi chica... pero tú me puedes llamar Que lo dejes”. No es textual. El pibe colgó cuando se corrió. Pensé que podía estar mal y tuve miedo de que se tirara por una ventana como el amigo de Picasso (cosa que no ha sucedido porque, me dicen las mejores lenguas, hoy ha vuelto a llamar). Fui bueno y me acordé de que yo fui malo un día y pagué los platos rotos de una chiquilla que no tenía porqué tener platos y no merecía que los rompiese un imbécil como yo cualquier día que, precisamente, hay plato en la mesa y no tiene porqué estar roto.
¿Diplomacia? Ja, déjalo así, que así es la rosa. Diplomacia eres tú, Guillermo. (Sigo pensando que no es justo que seas siempre el que les gusta a las chicas, porque yo soy muy guapo, sólo que, por decencia y solidaridad, lo demuestro menos).

Pachi, lo tuyo es alta literatura. Y creo que no sabes decir las cosas de otra forma. A mí me pasa que no sé decir las cosas con una forma sola (salvo cuando escribo para vosotros) y, sí, es otra justificación, las digo de varias sabiendo que nunca voy a saber escribir mejor que cuando tenía veintiún años. Sé que es una enfermedad. Pero de eso me entero gracias a ti y a todos.

Bobby, tus letras hacen mejor mi esperanza. Tu alegría es La Tierra.

Ana... mala mala.

Andrea.... mala mala.

Eva... un veneno (espero las fotos, amor mío, que esto sin fotos parece que no ha pasado).

Meri & Alfre... pa mataros. (Todavía me suena la canción esa, con lo bien que me caía Adamo).

Kim... un susto, al ser pasajero, hace la vida, vida y, eso a su vez, maravillosa.

Cuando desaparecisteis pensé que no era tarde. Que me iba a beber el whisky que quedaba. Luego, en la silla, me dio un flux y pensé: no has bebido tanto, no puede ser. Albertito, hay que cuidarse. También: ¿Saldrás a la calle con esta camisa? No lo niego, pensé eso y también -pero sin la corbata hace menos- y Alfredo y María me han puesto en un serio aprieto. Porque es indiscutible que es bonita la hijaputa la camisa. Pensé: Dónde está Big Daddy para salvarme y me puse a hablar con Andrea de una peli que había visto, pero se hacía la dormida y me dije que a lo mejor me había tomado siete y que eso era mucho, que cuatro, por ejemplo, a veces son una pasada. Y fui a la habitación y Evucha estaba dormida y le di un beso y veía ocho Evuchas y pensé qué rápido todo y luego otra vez: Albertito, si no has bebido tanto. Estás para el arrastre. Y me lavé con agua fría lo que supe y, cuando me encontraba mejor: es un buen día con amigos. Han llamado Pablo y Ana y les quiero dar un beso. Big Daddy se ha ido ¿No habré sido un necio con él? y Evucha está dormidísima y son ocho Evuchas juntas soñando ocho sueños cada una y luego todas se acuerdan de los de la anterior y, si no, llama un tío para decir cuáles eran y le tengo que decir que soy de la mafia rusa y que, a los que se meten con mi chica, les hago un nudo en el prepucio con una cobra a la que, a distancia, despiertan mis faquires tocando una flauta. Y me arropé. Y hoy domingo ha sido un día normal, con todos vosotros, con sol y mis padres, también, soñando y hoy es muy tarde y mañana seguiré escuchando esto y averiguaré el crimen del libro, jugaré a la play, veré goles, estaré a gusto y podré levantarme dando un estironcillo, y el martes veré a Eduardo y espero que a Vanessa y Olgui, me tomaré algún whisky y será semana santa, como todas las semanas. Porque entre Valseca y las noticias somos una procesión diaria que no se cansa de salir en busca de su Cristo.
Es algo como decir Gracias -no lo del Cristo que no sé a qué cuento viene, sino todo lo de antes-. Al mundo, claro, y qué le vais a hacer, algunas veces, sois vosotros.

(Como se me olvide alguien, es que el cielo no me quiere. Pero, oye, uno tiene suerte y la cama fijo que sí, que se me han hecho las seis y mañana viene el fontanero).

Al final, los que quedábamos, antes de que nos devolvieran al frenopático con los laureles creciéndonos por la cabeza, éramos algo así de izqui a dere... (Ana casi en el suelo, Andrea, Alfreducho, yo, Meri y Pachi) y la que tiraba la afoto, Evucha:



Luego, nuestra fotógrafa -y psiquiatra-, se tomó un té.


8 comentarios:

Tesa dijo...

La frase llama la atención. No sólo porque está colocada entre dos puntos y aparte, que también.
Big Daddy, al igual que yo, la tiene tiesa todo el rato.
Últimamente me he preguntado cosas como qué se siente cuando se tiene una erección, esas sensaciones físicas. Así que una erección constante tiene que ser "la releche".
No es sólo morbo, te cuento el motivo: Tengo un hijo de 14 años es está ahora empezando a dar "el estirón", está todavía muy infantil pero empieza a tener cambios de humor... un vello rubito un poco más fuerte...
Hace unas noches, viene un poco asustado y me dice "que no se siente un huevo"
-¿Cómo que no te sientes un huevo? ¿qué notas?
- Pues eso... que lo tengo insensible.
Eran las doce de la noche y su padre vive bastante lejos. Yo no tengo ni idea de cómo se sienten los huevos. No tenía fiebre, dijo que no le dolía, le subí un dedo por el muslo y ví que el huevillo se retraía, así que le dije que si al día siguiente seguía sin sentirse el huevo iríamos al hospital.
Hace un par de días, en la revisión de los 14, la pediatra dijo que lo que pasa es que siente cambios que, por novedosos, no entiende. Que los genitales, lógicamente, están creciendo.
...Y colorín colorado, esta huevo-historia se ha terminado.

Anónimo dijo...

jajajaja
alberto, yo solo tenía tortilla de patatas y gin en la cabeza y tampoco me sentía un huevo es por eso que tengo esa calificación en el notas-ana.
mi mensaje eran los pajaritos

Alberto M dijo...

Bueno Tesa, yo, oye, sin ánimo de mala leche, no me fío de esos juicios de los médicos, aunque me parecen una salida muy diplomática, incluso muy cortés. Yo creo que los de 14, en general, saben de todo eso mucho más que yo o el médico. Que no me fío, tía, en serio, no se me ocurre nada más. Que se quedó con el pediatra, diría. Le vaciló como quiso y, lo mismo, hasta le hurtó los compuestos codeínicos. Mira que yo les veo pequeños Maquiavelos, Tesa. Dile que se porte bien, que te lo ha dicho un tocayo suyo de buena onda.
Muchas gracias por tu huevo-historia que, al final, de esas siempre sale un pollo.


Querida anónimo, me vas a echar a perder con el rabillo de los ojazos un día. Ya me explicarás qué significaban los pajaritos que, oye, creo que van los tiros (son dos) por el baile de la acordeón y Maria Jesús y me da que los huevos que van a dar esos pericos van a ser kinder.
Conste: No pido que la sorpresa seas tú porque no me quiero imaginar -cosa que he hecho- cómo serían las instrucciones para engancharte el engranaje de los hombros.

Besazos a ambas

Anónimo dijo...

Hay qué ver que sales hasta coronado con laureles! Menuda fiesta tuvo que ser y ¡un hurra por la fotógrafa!

Anónimo dijo...

Gracias a ti Albertito,
Menuda música tan estupenda que nos brindaste para mi disfrute y mi pensamiento, porque al final de tantas súplicas, Andrea se la dejó en mi casa.
Te seguiré enviando fotos en las que se nos vea porque al ser de noche y yo haberme puesto hasta arriba de tés salen muchas movidas, oye de veneno tengo lo que tu de bueno ¿eh?
Un beso
Evis

Alberto M dijo...

Anoto y transcribo: Hurra! (gracias)

Evis, eran tés de conducción y al coche hay que pasarle la itv, pero me tienen que explicar en qué puebla es donde hay que llevarle.
400 besos, venenosos todos.

meim dijo...

Es un poco tarde...
Sé que la fecha ya no es,
pero aquí te dejo algo que
espero te haga sonreir hoy
igual que siempre...
http://blogs.ya.com/taniuskydelosbosques/files/Los_Pitufos_Cumpleanos_FelizFrontal.jpg

...y que cumplas muchos mas llenos de FELICIDAD!!!
Un abrazo enooorme
meim

Alberto M dijo...

Muchas gracias, Meim
:)

Otro abrazo para ti.