sábado

John Pee, alias "escenas peligrosas" en RECICLAJES VARIOS


Hay un camino en Valseca, el que sale del frontón y acaba en el llamado “perro que soy”, donde, apoyado a la pared, en ocasiones, me hago un cigarrito mirando el camino que sale hacia la provincia mientras, en medio, se apilan bolsas de basura, una tras otra hasta hacer un montón y luego otro y otro y, según va creciendo, me doy cuenta que, en postura sentada y, en otro medio minuto, siquiera en pie ni poniéndome en puntillas, poco a poco y mientras me hago el cigarro, ya no puedo ver el camino que sale hacia la provincia, sino bolsas de basura que se me van a caer encima si no me doy prisa y acabo de hacer el cigarro, de encenderlo y, si posible, de fumarlo, y luego, cuando comienza a tiritar la bolsa de arriba, debo, como buen acróbata, apartarme en una voltereta y dejar que caiga sobre la tapia, derruyéndola y cayendo en un alud hacia el bar antaño llamado Ca Marcial, llevándose a los chicos de las bicicletas en la carretera principal y culminando en la puerta del lugar donde, siguiendo el sistema ecológico fundado por don Benito, se recicla.

Mi nombre es John Pee y soy el que le hace las escenas peligrosas a Telsio que, desde que es actor de un blog, ya apenas va a cuidar a los marranos. Se ha crecido con la fama y dice que eso es vida y lo de cuidar marranos otra cosa pero, además, cuidando marranos, cosa que ahora no hace, porque está viviendo bien y no como cuando hacía lo otro aunque lo otro tampoco estuviera tan mal.
Hoy ha venido a ver cómo me hacía el cigarro para la segunda toma. La primera había quedado mal porque, según el director de turno (cada capítulo es uno distinto, como en Los Soprano), considera oportuno hacer la prueba con otro verbo que no sea “tiritar” al referirse a las bolsas. Telsio me ha dicho que agradece mi labor, que él no puede porque le duele la clavícula al hacer esos giros tan bruscos y que no me queje tanto, que a él le ha costado mucho ganarse el estrellato, que no ha sido fácil y que empezó desde abajo, saliendo en un verso de un blog de rima y poesía que ya no existe. Ha sido amable y se ha quedado a ver cómo quedaba la escena con otro verbo. El director ha dicho “Toma dos” y yo he empezado a liarme el cigarrillo mientras los habitantes empezaban a juntar, una encima de otra, bolsas de basura hacia mi altura, situada en el camino que sale del frontón y culmina en el lugar llamado “perro que soy”.
Las bolsas se apilaban, de nuevo, una tras otra, y yo procuraba la destreza posible para manejar el tabaco. Apenas podía ver ya el camino hacia Segovia y el cigarro, ya casi casi liado decentemente, esperaba en mi mano izquierda ser encendido. Desde su butaca, Telsio me daba ánimos. Me decía: Venga chaval que ya lo tienes. Y, cuando echaba mano al mechero, ya avistaba flaquear la bolsa de arriba. Formar la pendiente que destrozaría mi cuerpo si no atinaba con la voltereta apropiada. Atiné y, por si poco fuera, con una calada al cigarro encendido que, en el movimiento, me dejó una mancha negra en el jersey. El director dijo: ¡Nos movemos! Las bolsas cayeron en una bola gigante y fue filmado en plano general cómo ese alud se comía a los chicos de las bicicletas en la carretera principal y daba a parar en la puerta de Ca Marcial donde, según sistema ecológico ideado por don Benito, habría de reciclarse toda ella y ser convertida en papel de fumar para, seguramente, hacer de mí una nueva toma y otra más jugándome la vida, haciendo un cigarro en el camino que sale del frontón y deriva en el denominado “perro que soy”. El director, después de decir “corten”, me ha felicitado y añadido que el verbo “flaquear” ha sido un acierto, pero que puede utilizarse “en tensión” para referirse a la última bolsa. Que ya lo veremos, pero que manda el borrador a la sucursal más cercana de Semejante criatura a ver qué opina la junta.
Telsio, una vez levantado de su butaca, ha sido amable y me ha firmado un autógrafo en el antebrazo y buenos deseos en el triceps. Me ha dicho que si soy bueno me invitará a uno de los estrenos un día que pongan rosquillas.


Visto blog: Informe de datos hasta septiembre acerca probabilidad consecutiva (toma 1015 por realizar).

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hay veces que los cigarritos además, tienen como cayenitas que pican en el cerebro.
Mua
Evis

Alberto M dijo...

el cerebro es el que está picando todo el rato a la buena cayenita, querida Evis.
M de Muackss