domingo

El resplandor del cristianismo (Valseca´s populi)

Una vez, en Valseca, nos juntamos el Tropas y yo y fundamos (de nuevo) el cristianismo:


El hecho se reconoció como la primera edad de oro del pueblo desde los olvidados visos de enormidad que diera de sí el Renacimiento en esos lares.

La producción de la villa mejoró en contraste con la calidad del aire. Algunos empresarios capitalistas invirtieron con agrado en limonada y se bebió durante seis días gratis al honor del nuevo santo: Melquis I de Arabia.
En favor del mismo se quitó la iglesia pagana que había antes y se puso otra igual pero con frontón + el faro de Alejandría (pagado su transporte aéreo a plazos de codificación con el oro de Valseca). Mira qué bonico todo junto desde las eras:



Un par de semanas después de la primera foto seguíamos celebrándolo en compañía del colega que quisiera y en mangas de camisa aunque fuese invierno (aquí estamos con Pepe -pechazos- y Guanchi -antes de juntarse la lengua a los dientes-):


...pero lo mejor del pueblo siguen siendo las vistas:


Un beso, preciosas -Tati, Saruca y María- sexis, risueñas y pizpiretas pero, sobre todo, libres.

2 comentarios:

El topo dijo...

Mi querido Alberto,

si ese trío es su santísima trinidad, apúnteme a su religión y empadróneme en su aldea, que voy volando, bajo tierra pero volando

Alberto M dijo...

"El misterio es grande pero mayor el pundonor del que lo busca" (Melquis 12, VI-91).
Apuntado tío, y feliz año.
(Lo menos que nos merecemos es el cielo).