martes

SolidaridaZ con el lenguaje


Me han robado cuatro gallos y el que canta. Estoy enfermo y arrastro el cuerpo por la casa como si fuera el de un canino que he de guiar porque se ha quedado ciego y nacido sin su madre. Mis rebaños aprendieron a cuidarse a solas. Pastan sin la ayuda de los fieles perros que, un día más, no aguantaron el ayuno. Sus gangrenadas piernas se deshacían a lo largo del camino hacia la granja, sirviendo de alimento a los tejones.

Estoy enfermo, tanto que apenas atino a manejar la persiana por poco que entre un rayo de luz llegado el mediodía. Me alimento de porciones de queso que algunos (sospecho, los ahora benefactores de mi granja) dejan tras la puerta de la entrada –la única de esta pobre casa-, que apresuro a abrir cada mañana poniendo cuidado de que no se cuele en el saloncito noticia alguna de la ventisca de afuera.
No he avisado al médico. Seguridad social son dos términos equivocados en uno solo, contradictorios como, por ejemplo, experiencia intelectual o aquel famoso “inteligencia militar”.
Hoy he atinado en el sofá después de verter aceite en un cuenco y meter ahí el quesito para legar al sobrao. Procurar la hacienda que precisará mi estómago, por si menos fortuna aún llegara.

En uno de los canales, el apretado al azar para coger de nuevo el sueño, me sugieren que yo sea, como aquello que me representa, ejemplo de solidaridaZ. Que lea para que ellos lean, que no pueden conducir por mí, que no tome cocaína si no quiero quedarme sin mi vida.
La televisión es, con diferencia, lo más del siglo. Antes de caer la regalaré unas flores. Saldré por ellas, sí, un día, bien temprano.


Fdo: Ciudadano convulsivo nº 3

9 comentarios:

evis dijo...

A mí me robaron la mascota mientras Z
Z
Z
Z
;)-<

Alberto M dijo...

hace frío, eh?

εïз Azzarukko εïз dijo...

Y yo he desperado!

Alberto M dijo...

No desperes, Azzarukko, que estás lindísima.

Anónimo dijo...

Un dia bien temprano salió el niño inquieto a por flores, y viendo tantos colores juntos por el campo, quiso saber algo mas que lo que ya sabia sobre ellas, y supo entonces, casi sin darse cuenta, que todas ellas tambien tenian Olores diferentes. Desde entonces, se enamoró del campo irremediablemente y se convirtió en pastorcito de flores descarriadas para que no se las comiera el lobo azul que vive en lo alto del monte...
Una flor anomima, que tampoco lo es tanto...
M.

Alberto M dijo...

Mucha imaginación
¿Lobo azul?

Alberto M dijo...

Eh, me quedé pensando, como un tulipán, aunque no era difícil: Margarita!
Y yo me pregunto, siendo usted sabia de manera parcialmente empírica, hágame el favor, explíqueme eso del lobo azul; que no voy a poder dormir esta noche, me temo.

Anónimo dijo...

Dibuja lo que dicen las letras
con el corazón en la mano y el lapiz suave de colores difuminados
los personajes los verás segun tus propios ojos pero a través de los mios que son los del alma repleta de colores, sentimientos y rayitos de sol protector.
M.

Alberto M dijo...

Hecho lo del corazón. Ya me he pedido la sierra para reyes.
Lo de los personajes me parece como una experiencia con enteógenos, pero también lo voy a intentar.

Un beso fuerte, sol protector.