jueves

Habitantes inventados por entregas


Faizulito confunde su patria con el bienestar ajeno.
¿A qué luchar con los blandos? Se dice, ingenuo, que la guerra que viene no tiene otra hora que la misma, así es, y muchas vueltas fabrican el mareo del pato.
Sale de la oficina, entra en casa y enciende el plasma: su programa favorito.
Sienta con él a su tejón -conmigo no te pasará nada-.
Le hace rabietas y masturba en la hora de los chistes de Eva Hache.
Dispone, a fuerza de enredar la lengua en uno de los premolares, a ceder ante el mal trago.

Y luego tacha números en una agenda.

2 comentarios:

Fra Guillermo dijo...

Horrible y pavoroso, así es la vida del prototipo que hemos creado a base de showmen, rates, overbookings, bestsellers y todo lo demás que nos enchufan desde el otro lado

Antes se vivía mejor en Valseca

Pero tranquilo Hermano Alberto que a la postre venceremos

Alberto M dijo...

No sólo eso, hermano Guillermo, después de eso nos comeremos el postre y, entenderé por vencer, que brindemos juntos aunque sea con agüita de la fuente´l pájaro.

Gracias por tu comentario.