viernes

Ciudadano ejemplar nº 1 (retrato propuesto en 1º persona por ciudadano convulsivo 2)



En Valseca no hay quien no haya leído Finnegan´s Wake en hebreo.

Se enseña en la escuela como por inercia y luego, como los toros, pasa a resultar, de manera interrogativa, tradición, fiesta y cultura.
Nada es como en el metro de Madrid. Ahí (como se sabe) todo el mundo está leyendo a Kapucinsky –o releyendo-.


Me voy a introducir. Seré espía. Evitaré el protagonismo del egregio y calmaré la sed en pecadores bajo el lema de que la mortandad existe.

Hablaré de lo que no conozco. Seré investigador. Cobijaré mis tres metros de altura en la iglesia y sabotearé el campanario envenenando a mis niñas, las cigüeñas.

Seré el pueblo. Evitaré el nombre de sus calles. Sabré, al igual que el mundo, que la calle donde piso es igual al frío que hace.

He leído las cartas de la gente y que esta villa no existe. Estoy en desacuerdo ¿Seré, entonces, el amor? -dice el ansioso-

Vi las guerras en la tele y sé que hubo un río en alguna parte.

El barrero (en la foto 15 de agosto de 2005) –archivos tricotósicos de Greenpeace- lleva así ya muchos años. Cuando bueno, era para almacenar agua –duda histórica (los habitantes de Valseca se facen los remolones y no contestan las diatribas acá propuestas)- y distribuirla a los pilones donde, me dijo mi abuela, se reunían un montón de mozas como ella a limpiar, y lo hacían cantando. Echaban mañanas enteras las jodías, entre la Concha Piquer y el quítame estas zurraspillas que las de tu marido me pringan.


En Valseca no hay quien no haya leído a Homero en coreano.

Seré disfraz, parte de los complementos y me enrolaré en una charanga como tramoyista: Aguantaré mi propio peso mientras tocan por las peñas. Seré circo.


En Valseca ha salido una ley que prohíbe hablar de cosas que no existen como, por ejemplo, Valseca.

Yo -también les pasa a otros- ya sólo puedo hablar de Valseca, al ser, junto al Barrero (en la foto) las dos únicas cosas que he hecho hasta donde llega el universo (que es antes del camino de Roda).


Fdo: Ciudadano convulsivo 2


2 comentarios:

El Topo Gigante dijo...

Sin duda existe el pecado en Valseca pero, y las mujeres...

Alberto M dijo...

también. Cierto que a ver si se manifiestan (aunque sea en contra)